El 28 de septiembre del presente año, un terremoto de 7,5 grados de magnitud azotó la isla de Sulawesi, en Indonesia. Esto fue seguido de un tsunami, lo que dejó a su paso un panorama desolador y más de 1.200 fallecidos.

Algo que llamó la atención durante este desastre fue que, momentáneamente, pareció como si la tierra se hubiese vuelto líquida. Así, son muchos los testimonios que narran que de alguna forma la tierra creció y luego se tragó todo lo que estaba a su paso.

Así es como cambian las propiedades eléctricas del agua a nivel molecular

Adicionalmente, los registros fotográficos muestran como, tras el terremoto, todas las estructuras pareciesen haber sido tragadas por el suelo. Esto se conoce como licuefacción del suelo, lo que implica que la tierra pasa de un estado sólido a líquido. Así fué como se vivió en Indonesia:

¿Qué es la licuefacción del suelo?

De acuerdo a uno de los testimonios, luego del terremoto, la tierra se abrió y empezó a revolverse, tras lo que las estructuras empezaron a desplazarse, como si fuese llevada por el suelo.

Una de las primeras veces que se observó este fenómeno fue en 1964, tras el terremoto de Niigata, en Japón. La licuefacción del suelo es producida cuando la tierra es sujeta a la acción de fuerzas extremas; estas fuerzas hacen que la tierra adquiera la consistencia de un líquido pesado. Así, es uno de los fenómenos más destructivos que pueden ocurrir tras un terremoto.

Vista aérea del antes y después del terremoto en Indonesia.

Adicionalmente, es más probable que ocurra la licuefacción en suelos granulados saturados con drenajes pobres, tal como suelos arenosos. De esta forma, ante la acción de las fuerzas extremas, el suelo disminuye su volumen, por lo que se aumenta la presión de agua y disminuye la tensión de corte.

Los ejemplos más representativos de este fenómeno son las arenas movedizas y la licuefacción inducida por un terremoto. Así, por la acción de fuerzas extremas, la tierra pasa de ser una estructura sólida a una masa líquida, causando deslizamientos. Esta es otra muestra de cómo la tierra pasó de ser sólida, a un estado líquido en Indonesia:

¿Por qué en Indonesia la tierra pasó de un estado sólido a líquido?

La licuefacción del suelo suele ser más frecuente en zonas húmedas cuyos terrenos se componen por sedimentos como la arena y la grava; esto hace más probable que, tras la acción de una fuerza, la tierra pierda su firmeza.

En el caso de Indonesia, el fenómeno fue observado en localidades como Sigi, Petobo y Palu, es decir, zonas cercanas al mar; allí, la saturación del agua es superior y la tierra está compuesta por sedimentos granulosos poco densos.

En este sentido, se conjugaron todos los factores para que el suelo adquiriese un estado líquido; de acuerdo a los expertos, cuando esto ocurre, la tierra es capaz de desplazar, hundir o destruir cualquier infraestructura.

Por tanto, se trata de un fenómeno que aumenta los riesgos asociados a un terremoto. En síntesis, las sacudidas del terremoto aumentan la presión de agua en la tierra; esto reduce la tensión y disminuye la resistencia al corte de la arena. Por tanto, el exceso de agua hace que el suelo adquiera una consistencia líquida, arrastrando todo lo que esté a su paso.

En esta imagen se puede apreciar la magnitud del desplazamiento de tierra tras el terremoto en Indonesia.
El agua del núcleo de la Tierra pudo provenir de la nebulosa del Sol

Finalmente, los expertos recomiendan evaluar y caracterizar los tipos de suelos donde se levantan las infraestructuras; de esta manera sería posible evitar daños, tal como los ocurridos en Indonesia, luego de un terremoto, especialmente en zonas costeras.

Por su parte, en Indonesia continúan las labores de rescate y de evaluación del desastre, con la esperanza de que la tierra no continúe derritiéndose.

Referencia: Simplified procedures for assessing soil liquefaction during earthquakes. https://doi.org/10.1016/0261-7277(84)90027-5

Más en TekCrispy