Venezuela Petro Deuda Externa Rusia

Un desarrollador de Ethereum asegura que la criptomoneda emitida por el gobierno de Nicolás Maduro, que estaría supuestamente respaldada por petróleo, el Petro, habría robado información del whitepaper de Dash (DASH). Incluso, a primera vista, aparentemente las similaridades entre ambos proyectos serían poco más que casuales y sospechosas.

Entre las características principales de Dash, podemos apreciar los masternodes, la combinación de consenso, un algoritmo de minado de X11 y el envío instantáneo, puros elementos que, de alguna forma; habrían aparecido en el whitepaper del Petro (PTR), y que habrían llamado la atención de Joey Zhou, desarrollador de Ethereum.

Al ahondar en su investigación, el desarrollador no pudo evitar publicar sus descubrimientos en Twitter, comentando: “Lol, el nuevo token venezolano de Petro es un clon descarado de dash (al menos en la página 11 del whitepaper)”. Posteriormente, publicó un gráfico que aparecería copiado exactamente en el Github de Dash y en el whitepaper del Petro.

Bajo el encabezado de “descripción técnica,” el whitepaper del Petro propone un consenso con algoritmo de Proof-of-Work (PoW) y Proof-of-Stake (PoS), bastante similar al de Dash. Posteriormente, hace referencia a que el 85% de sus recompensas se dirigirían a los nodos maestros, mientras que el resto quedaría para sus usuarios.

Por otra parte, aparentemente el Petro le otorgaría bastante poder relativo a Sunacrip, un ente autónomo autoproclamado que se encarga de monitorizar las operaciones relacionadas a las criptomonedas en Venezuela. Por ejemplo, podrían cambiar el consenso para la “conveniencia de la red”, a pesar de que el whitepaper asegura que los masternodes “tomarán decisiones en la red y soportarán transacciones realizadas por ellos mismos.”

Una revisión incluso más exhaustiva del Petro muestra más similaridades con Dash. Por ejemplo, ambos cuentan con minería de X11 y envíos instantáneos (en menos de 5 segundos) de sus transacciones.

Plagio o no, no cabe ninguna duda de que toda la información circundante a la supuesta criptomoneda venezolana es, cuando menos, turbia; siendo considerando desde su planificación una treta del gobierno venezolano para sortear las sanciones económicas norteamericanas.

 

Por ejemplo, hace poco más de un mes se publicó una investigación en la que ciudadanos venezolanos aseveraban que no habría rastros de la criptomoneda por ningún lugar, a pesar de que el gobierno nacional habría anclado los salarios mínimos y productos de la canasta básica a este activo digital cuya emisión está aún pendiente a pesar de las continuas alegaciones del éxito de la misma por parte del gobierno de Nicolás Maduro.