Luego que Google confirmara durante una audiencia en el Senado de EE.UU, que en efecto se encuentra trabajando en el desarrollo de Dragonfly un motor de búsqueda exclusivo para el mercado chino, algunos representantes gubernamentales no se mostraron a gusto con la noticia. Uno de ellos es Mike Pence, el vicepresidente de EE.UU. quien sugirió en la Asociación Nacional de Abogados Republicanos que Google debería frenar el desarrollo de este proyecto.

Dragonfly, es un motor de búsqueda que como requerimiento del gobierno chino, debe bloquear los resultados de temas que pueden generar polémica como: religión, derechos humanos y protestas pacíficas. Asimismo, un nuevo informe señaló que el prototipo de Dragonfly creado por Google recientemente, vincula las búsquedas de un usuario a su número de teléfono personal, una medida que ayudaría al gobierno chino a supervisar aún más a los ciudadanos del país.

En este sentido, Mike Pence, considera  que Dragonfly hará que el Partido Comunista censure al pueblo chino, por lo que Google no debería seguir trabajando en el proyecto, así lo afirmó el día de hoy:

Por ejemplo, Google debería finalizar inmediatamente el desarrollo de la aplicación ‘Dragonfly’ que fortalecerá la censura del Partido Comunista y pondrá en peligro la privacidad de los clientes chinos.

Según menciona la fuente, Pence, criticó duramente el proyecto y lo clasificó de “robo de tecnología estadounidense por parte de China”.

Además, instó a la firma de Mountain View a que finalicen de inmediato al desarrollo de su aplicación Dragonfly, argumentando que los líderes empresariales están pensando dos veces antes de ingresar al mercado chino, ya que con esto se incita a la opresión del pueblo chino por parte de su gobierno.

Si, eso significa entregar su propiedad intelectual o incitar a la opresión de Beijing.

Muchas reacciones ante la existencia de Dragonfly

La existencia de este proyecto ha dejado a la vista diversas reacciones en contra de Google, tanto así que al menos cinco empleados renunciaron a trabajar en el desarrollo de Dragonfly y otros 1.400 empleados en EE.UU. han firmado una carta exigiendo más información.

Aunque para Google este podría ser un proyecto muy ambicioso, las riñas entre el gobierno asiático y el norteamericano podrían hacer que este proyecto se detenga.

Más en TekCrispy