Son muchas las investigaciones que se han hecho sobre cómo el embarazo y el nacimiento de los hijos influye sobre el organismo femenino. Sin embargo, los padres suelen ser dejados de lado en este tipo de estudios.

Sobre esto, recientemente, un equipo de investigadores se dedicó a estudiar la influencia de los cambios hormonales en los padres. En este sentido, se descubrió cómo las alteraciones hormonales en los hombres, al momento del nacimiento de los hijos, influyen sobre su rol de padres.

Después del nacimiento las hormonas de los padres también se alteran

La investigación estuvo a cargo de Lee Gettler, un Profesor de Antropología de la Universidad de Notre Dame, junto a Patty Kuo, Profesora de Psicología; el objetivo era evaluar la relación entre las respuestas hormonales masculinas durante el nacimiento y el rol que adquirían durante la crianza de estos.

Para ello, se analizaron los niveles de testosterona y cortisol de 298 hombres durante los dos primeros días luego del nacimiento de sus hijos. De esta manera, los investigadores observaron cómo las alteraciones hormonales influyen sobre el comportamiento de los padres; esto, independientemente de si eran primerizos o experimentados.

En este sentido, se observó que el aumento de los niveles de cortisol en los padres mientras cargaban a sus hijos se traducía en un vínculo más fuerte con estos; es decir, el aumento de cortisol hace más probable que, en el futuro, los padres cuiden y jueguen con los niños con mayor frecuencia.

En cuanto a la testosterona, los efectos no fueron tan marcados; así, se encontró que en la medida en la que los niveles de testosterona disminuyen, es más probable que los padres se involucraran en la crianza de los niños.

El cortisol favorece el vínculo entre padres e hijos

En síntesis, los investigadores descubrieron que el aumento de cortisol en los padres durante el nacimiento, junto a la disminución de la testosterona, hace más probable que estos adopten un rol activo en la crianza de los niños.

El cortisol es conocido como la hormona del estrés; sin embargo, tal como se demostró, los altos niveles de esta hormona no siempre son negativos. En este caso, los niveles elevados hacen más probable que los hombres se involucren con sus hijos. Al respecto, los investigadores explican que los altos niveles de cortisol pueden deberse al nacimiento de los hijos.

En este sentido, el nacimiento de los hijos puede ser estresante, lo que explicaría los altos niveles de cortisol; no obstante, en este caso, el aumento de esta hormona parece ser útil para que los padres estén alerta hacia las necesidades de los hijos.

En otras palabras, esta hormona favorece respuestas orientadoras para que los hombres se preparen para el cuidado infantil, fortaleciendo el vínculo entre padres e hijos.

Finalmente, los investigadores resaltan la importancia de incluir a los padres en los estudios sobre el nacimiento y la crianza; tal como vemos, las hormonas no solo afectan el comportamiento de las madres, sino también de los padres.

Referencia: Fathers’ cortisol and testosterone in the days around infants’ births predict later paternal involvement, (2018). https://doi.org/10.1016/j.yhbeh.2018.08.011

Más en TekCrispy