Un agujero de tan solo 2 milímetros de diámetro es el centro de una discusión digna de la Guerra Fría. A finales de agosto, se detectó una fuga de presión de aire en la nave espacial Soyuz MS-09, en la Estación Espacial Internacional; tras una búsqueda exhaustiva, fue descubierto un pequeño agujero por el cual escapaba el aire.

Desde ese momento son muchas las hipótesis que se han descartado al tratar de explicar este suceso; así, ha sido imposible que rusos y estadounidenses lleguen a un consenso sobre el origen el agujero. Veamos qué ha pasado con esta complicada historia.

Una fuga de presión de aire alerta a los astronautas de la Estación  Espacial Internacional

A finales de agosto del presente año, los astronautas de la nave espacial Soyuz MS-09 fueron alertados sobre una fuga de presión de aire. Posteriormente, detectaron el origen de la fuga: un sospechoso orificio de tan solo 2 milímetros de diámetro. Luego de colocarle un parche, cuando ya no se corrían riesgos de despresurización, empezaron las indagaciones sobre su origen.

Así, en un principio se pensó que un pequeño meteorito había perforado el agujero; sin embargo, al examinar el orificio, esta hipótesis fue descartada. En este sentido, unas pequeñas marcas cercanas a la fuga fueron evidencia suficiente de que se trataba de un error humano.

En este sentido, la explicación que cobró más fuerza fue que, intencionalmente o no, alguien perforó agujero e intentó cubrirlo. Posteriormente, gracias a las fuerzas del espacio, la cobertura del orificio cayó, dando origen a la falla.

A este respecto, la NASA responsabilizó a los fabricantes de la nave espacial, la empresa rusa Energia Rocket and Space Corporation. Específicamente, la NASA propuso que durante la fabricación, alguien taladró el agujero e intentó repararlo; sin embargo, la reparación no fue efectiva, dando pie a la fuga de presión de aire.

Los rusos niegan que el agujero sea un defecto de fábrica

Este es el agujero que ha despertado la controversia. Créditos: NASA.

Luego de esto, la Agencia Espacial Federal Rusa (Roscosmos) inició sus investigaciones. Al respecto, Dmitry Rogozin, líder de Roscosmos, planteó que dedicarían sus esfuerzos a encontrar la causa del agujero; de hecho, propuso que la situación era una cuestión de honor para la agencia espacial rusa.

Esto ocasionó una ola de especulaciones en torno a las tensas relaciones entre rusos y estadounidenses; aún más, un periódico ruso informó que uno de los astronautas de la NASA había perforado el agujero porque estaba enfermo y quería ir a casa.

No obstante, los expertos aseguran que esta es la explicación menos probable; perforar un agujero en la nave espacial hubiese sido sumamente difícil, además que ningún astronauta estaría dispuesto a correr ese riesgo. Además, tanto los astronautas de la NASA, como los de Roscosmos, niegan su participación en esto.

Por su parte, los resultados del informe de investigación de Roscosmos descartan que el agujero haya sido perforado durante la fabricación de la nave. Así, aparte de las instalaciones de fabricación, esto pudo haber ocurrido durante el traslado o en las instalaciones de procesamiento y lanzamiento. Al respecto, ambas agencias espaciales, NASA y Roscosmos, han desarrollado una comisión para investigar en conjunto el origen real de esta perforación.

En síntesis, si bien aún el origen del orificio es desconocido, los rusos niegan que sea un defecto de fabricación. Finalmente, la investigación en torno al tema está en curso; mientras tanto, tanto rusos como estadounidenses afirman que están trabajando en armonía para resolver el misterio.

Referencias:

  1. Jacobs, B. (2018) NASA, Roscosmos Statement on International Space Station Leak. NASA
  2. Powers, M. (2018) Statement on International Space Station Leak Investigation. NASA

Más en TekCrispy