En torno al tema de los videojuegos, existe el debate respecto de su capacidad de hacer que los niños adopten comportamientos violentos.

En este sentido, mientras algunas investigaciones afirman que los videojuegos por sí mismos no tienen por qué hacer que los usuarios se vuelvan más violentos, otros estudios defienden la idea de que los videojuegos con contenidos violentos, pueden lograr que los niños sean más agresivos.

Huawei presenta el Mate 20 X, un smartphone para gamers con pantalla de 7,2 pulgadas

Tal es el caso de una investigación reciente en la que, tras revisar diversos estudios previos, se plantea que los juegos de video tienen el potencial de volver a los niños más violentos.

Los videojuegos hacen que los niños sean más violentos

Para llegar a esta conclusión, los investigadores, provenientes de la Universidad de Dartmouth, llevaron a cabo una meta-análisis en el que examinaron los resultados de 24 investigaciones llevadas a cabo entre 2010 y 2017.

En estas, se tomó en cuenta información de más de 17.000 participantes con edades comprendidas de entre 9 a 19 años.

Específicamente, en las investigaciones revisadas, se estudió el impacto de los videojuegos violentos sobre el comportamiento de los niños en su vida cotidiana.

De esta manera, se prestó especial atención a los comportamientos violentos, tomando en cuenta indicadores tales como golpear a las personas, involucrarse en peleas o ser enviados a la oficina del director en sus centros escolares.

Así mismo, se llevó a cabo un seguimiento de estos participantes por un período que iba de entre los 3 meses hasta 4 años.

Tras esta revisión sistemática, los investigadores concluyeron que los videojuegos violentos aumentan las probabilidades de que los niños se comporten de forma agresiva en su vida cotidiana.

En otras palabras, los investigadores sugieren que los juegos de video tienen el potencial de contribuir al aumento de los comportamientos violentos en sus usuarios.

No obstante, este efecto solo fue realmente marcado en los participantes caucásicos.

Así, mientras en los niños hispanos no se observaron efectos significativos, en el grupo de niños asiáticos se observaron resultados dispares, ubicándose en un punto intermedio.

¿Por qué se dice que los juegos de video vuelven violentos a los niños?

Tal como vemos, tras la revisión de múltiples estudios, los investigadores sugieren que los videojuegos con contenidos violentos se asocian a un aumento de las probabilidades de que los niños se vuelvan más agresivos.

Sobre esto, los expertos explican que, a largo plazo, los videojuegos desensibilizan a los usuarios en torno a la violencia, normalizando comportamientos agresivos, además de reducir su capacidad de sentir empatía.

En este sentido, se propone que la exposición a juegos de video violentos tiende a aumentar los pensamientos, las emociones y las conductas agresivas en sus usuarios.

La relación entre los juegos de video y el comportamiento agresivo es un tema controversial

Tal como se comentó, el tema de la influencia de los videojuegos sobre el comportamiento es controversial.

Por ejemplo, recientemente, la Organización Mundial de la Salud, planteó que la adicción a los videojuegos debe ser considerada una enfermedad mental.

Así, los principales criterios diagnósticos incluyen perder el control sobre los hábitos de juego, priorizar el juego sobre otras actividades cotidianas y continuar jugando a pesar de que esto conlleve consecuencias negativas.

No obstante, esta decisión ha sido acreedora de numerosas críticas por parte de usuarios y otros expertos en salud mental.

Adicionalmente, la investigación en este campo ha sido controvertida, pues algunos estudios concluyen que, por si mismos, los videojuegos no vuelven a los niños más violentos, sino que esta situación es el resultado de la conjugación de muchos factores, dentro de las que se incluyen la crianza, los valores sociales, entre otros.

En este sentido, se ha demostrado que, más bien, los videojuegos ayudan a aliviar el estrés, mejoran las habilidades de solución de problemas, mejoran las conexiones cerebrales y favorecen una adecuada coordinación mano-ojo.

Una crianza estricta y poco afectuosa puede inducir comportamientos antisociales

Por tanto, en lugar de satanizar los juegos de video como causantes de violencia, se trata de moderar su uso y ofrecer una guía adecuada para que los niños comprendan las diferencias entre el videojuego y la vida real.

Finalmente, es importante tener en cuenta que, tal como vemos, para tener la palabra final en torno a la controvertida relación entre los videojuegos y la violencia, son necesarias muchas más investigaciones.

Referencia: Metaanalysis of the relationship between violent video game play and physical aggression over time, (2018). https://doi.org/10.1073/pnas.1611617114

Más en TekCrispy