Un grupo de ingenieros de la Universidad de Texas, en Austin, han desarrollado un nuevo enfoque que permite que un robot bípedo tenga ‘equilibrio’ al moverse, como ocurre con los seres humanos.

Por ejemplo, cuando una persona camina por un sitio lleno de gente, por lo general no se piensa cómo evitar chocar unos con otros. Según los investigadores, nuestro cerebro está diseñado para hacer posibles movimientos que permitan eludir objetos o personas en el camino de manera simple. Ahora, gracias a lo demostrado en este estudio, los expertos consideran que los robots podrían contar con una función similar.

Luis Sentis, profesor de ingeniería en la Universidad de Texas, autor principal del estudio, reveló que este nuevo enfoque es aplicable en robots que tienen diversas tareas, como realizar labores de defensa, emergencia o incluso robots de entretenimiento. Sentis logró junto a su equipo de colegas traducirla habilidad física del equilibrio existente en los humanos en una ecuación matemática, que fue probada durante 6 años.

Durante este tiempo, los investigadores calcularon el margen de error de la ecuación para que una persona pierda el equilibrio y caiga al suelo. En este sentido, Sentis aseguró:

Esencialmente, hemos desarrollado una técnica para enseñar a los robots autónomos cómo mantener el equilibrio incluso cuando se los golpea inesperadamente, o se aplica una fuerza sin previo aviso (…) Esta es una habilidad particularmente valiosa que los humanos usamos frecuentemente cuando transitamos a través de grandes multitudes.

Al revelar los resultados de su estudio, Sentis dijo que la técnica fue exitosa al equilibrar de forma dinámica bípedos sin control de tobillo y también robots humanoides. En este caso, el enfoque fue mucho más difícil de implementar en el robot sin control de tobillo, sin embargo, los investigadores utilizaron un controlador de cuerpo completo con rotadores para enviar y recibir datos de forma efectiva y hacer que el robot se moviera de la manera más efectiva posible en respuesta a una colisión.

Boeing desarrolla tecnología de conducción autónomas para asistir vuelos

Los expertos consideran que su tecnología puede ser aplicada a cualquier enfoque de Inteligencia Artificial (IA) y robótica cuyo objetivo sea el mismo: hacer que un robot tenga equilibrio al desplazarse en medio de diversos obstáculos en movimiento.

Que su tecnología pueda imitar las capacidades humanas, tiene mucho más que ver con un acto de socialización entre robots y personas, que un mero enfoque tecnológico para agregar mejores capacidades a los robots. Según Sentis, esto hará que las personas se sientan más cómodas con el comportamiento de un robot.

Referencia: University of Texas at Austin. “Robot masters human balancing act: Novel approach to human-like balance in a biped robot.” ScienceDaily. ScienceDaily, 2 October 2018. DOI: https://www.sciencedaily.com/releases/2018/10/181002103046.htm

Más en TekCrispy