El envejecimiento está acompañado por muchos cambios en la actividad vital de las células que terminan por traducirse en huesos quebradizos, deterioro cognitivo y fallas progresivas de algunos órganos, entre otras transiciones fisiológicas.  Pero los científicos ahora creen que estos desagradables efectos secundarios del envejecimiento pueden ralentizarse, al menos en ratones.

Los investigadores han identificado una célula maliciosa, que funciona como una bacteria en el cuerpo, que podría causar la mayoría de las enfermedades relacionadas con la edad. Estas células se denominan células senescentes.

Senescencia celular

A medida que las personas envejecen, acumulan células deterioradas. Cuando las células llegan a un cierto nivel de daño, pasan por un proceso de envejecimiento propio, llamado senescencia celular.

Los científicos creen que los desagradables efectos secundarios del envejecimiento pueden ralentizarse.

Para prevenir esta acumulación, las células liberan factores inflamatorios que le indican al sistema inmune que elimine esas células dañadas, algo normal para el sistema inmunológico de una persona joven sana.

Pero a medida que las personas envejecen, ya no se eliminan tan efectivamente, por lo que comienzan a acumularse, provocando un bajo nivel de inflamación y la liberación de enzimas que degradan los tejidos.

Los investigadores explican que la acumulación de tales células envejecidas es la causa del desarrollo de los cambios fisiológicos característicos asociados con el inicio de la vejez.

Prolongar la vida y mejorar la salud

En una investigación previa los científicos demostraron que era posible reducir la carga de las células senescentes, y con ello, prolongar la vida y mejorar la salud, incluso cuando el tratamiento se inició tarde en la vida.

La acumulación de células senescentes es la causa del desarrollo de los cambios fisiológicos característicos asociados con la vejez.

En las pruebas realizadas los investigadores utilizaron una combinación de medicamentos: dasatinib, un fármaco para la leucemia, y quercetina, un compuesto vegetal que se encuentra en algunas frutas y verduras.

Los resultados evidenciaron que los compuestos destruyeron las células senescentes, lo que prolongó la vida de los ratones en un tercio y los protegió de muchas enfermedades relacionadas con la edad, incluido el debilitamiento de los músculos.

Ahora el equipo de investigadores ha demostrado que el tratamiento en ratones de edad con el producto natural Fisetin, que se encuentra en muchas frutas y verduras, también tiene efectos positivos significativos en la salud y la vida útil.

A fin de identificar si el tratamiento en realidad apuntaba particularmente a las células que son senescentes, el equipo utilizó la tecnología de citometría de masas y la aplicó por primera vez en la investigación antienvejecimiento.

Muestra que funciona

Al respecto, el investigador Paul D. Robbins, afiliado al Departamento de Medicina Molecular y al Centro sobre el Envejecimiento en el Instituto Scripps, comentó:

“Además de mostrar que el medicamento funciona, esta es la primera muestra de los efectos del medicamento en subconjuntos específicos de estas células dañadas dentro de un tejido determinado.”

Los autores del estudio manifiestan que estos resultados sugieren que es posible extender el período de la salud, incluso hacia el final de la vida. Pero todavía hay muchas preguntas que abordar, incluida la dosis correcta, por ejemplo.

Referencia: Fisetin is a senotherapeutic that extends health and lifespan. EbioMedicine, 2018. DOI: https://doi.org/10.1016/j.ebiom.2018.09.015

Más en TekCrispy