La aplicación de fertilizantes a los campos ha sido una práctica agrícola estándar durante generaciones. El problema con estos productos químicos es que terminan en el medio ambiente, causando problemas como la proliferación de algas y la liberación de potentes gases de efecto invernadero.

Los científicos de la empresa emergente de agricultura Pivot Bio indican que la clave para suministrar un nutriente importante a los cultivos ha estado en las raíces de las plantas todo el tiempo, y la compañía ahora se está preparando para ofrecer a los agricultores una alternativa al fertilizante.

Así es como algunas bacterias escapan de la acción de los antibióticos

Pivot Bio ha desarrollado microbios que pueden suministrar el nitrógeno que las plantas necesitan para crecer. La empresa se está preparando para lanzar su primer producto, un tratamiento microbiano para el maíz, en la temporada de crecimiento de 2019.

Una relación simbiótica

En las raíces de muchos cultivos, pequeñas bacterias, como las del género azotobacter, viven en una relación simbiótica con la planta. Las bacterias se alimentan de azúcares producidos por la planta y a cambio, convierten el nitrógeno del aire en una forma que la planta puede absorber.

Los fertilizantes de nitrógeno sintético proporcionan una forma utilizable de nitrógeno a la planta directamente, haciendo que las bacterias sean inútiles. Como resultado, las bacterias se vuelven latentes o mueren.

Pero Pivot Bio ha encontrado una manera de mejorar el trabajo que hace la naturaleza. La compañía recolectó muestras de muchos tipos de suelos, analizó el ADN de las bacterias fijadoras de nitrógeno en las muestras y aisló las vías genéticas que controlan los mecanismos útiles de las bacterias.

Posteriormente modificaron genéticamente las bacterias para apagar el interruptor que las hizo quedarse latentes en presencia de fertilizantes sintéticos. Este paso fue necesario porque, incluso si los agricultores no usan fertilizantes nitrogenados en la producción de este año, inevitablemente quedaría algo en el suelo del uso de años anteriores.

Esto significaba que las bacterias de propiedad de Pivot Bio podrían construir una relación simbiótica con el cultivo, independientemente de si los agricultores aplicaron fertilizantes sintéticos en el pasado.

Pruebas satisfactorias

De acuerdo a lo reportado por la empresa, las pruebas de campo realizadas en 2018 demostraron que los agricultores de maíz podían usar las bacterias de Pivot Bio para reducir el uso de fertilizantes nitrogenados hasta en un 25 por ciento.

La solución microbiana se utilizó al plantar el cultivo, y la relación simbiótica llevó a que las bacterias se adherían a las raíces de la planta de maíz a medida que crecía.

Investigadores encuentran una bacteria resistente a los antibióticos en la ISS

Mejor aún, debido a que la cantidad de bacterias creció a medida que el cultivo creció en tamaño, los agricultores tuvieron que usar la formulación sólo una vez, en comparación con la adición de fertilizantes sintéticos varias veces durante esa fase.

Actualmente, el producto consiste en una sola cepa de bacterias que sólo se puede usar para el maíz, pero la empresa ya se encuentra investigando nuevas cepas que permitan fundamentar el desarrollo de productos para otros cultivos.

Referencia: Pivot Bio Closes $70 Million Series B Financing to Deliver First and Only Clean Alternative to Synthetic Nitrogen Fertilizer for U.S. Corn Farmers. Pivot Bio Press Release. https://goo.gl/r8EQAo

Más en TekCrispy