Un oficial de seguridad francés fue arrestado la semana pasada bajo la acusación de vender secretos de Estado en la dark web, solicitando Bitcoins como método de pago; reportaron los medios locales el pasado viernes.

Este agente – cuya identidad aún no ha sido revelada – de la Direction Générale de la Sécurité Intériure (DGSI) habría sido procesado el miércoles pasado y llevado bajo custodia un par de días después tras supuestamente haber filtrado información económica y documentos administrativos potencialmente falsos, de acuerdo con Le Parisien.

De acuerdo con el reporte, dicho agente habría estado trabajando en conjunto con miembros de un grupo de crimen organizado, así como con especialistas en economía. No obstante, de momento no se encontró ningún vínculo del mismo con grupos terroristas.

Así, miembros de la Dirección Central de la Policía Judicial, otra entidad anti criminal del país, habrían descubierto las filtraciones en primera instancia, a lo que los miembros del DGSI utilizaron el código personal del agente para rastrear sus actividades. De forma más específica, el servicio de seguridad interna de la agencia habría rastreado “el origen de las consultas de archivos durante la investigación.

Asimismo, Le Monde, otro medio local, reportó que tras el arresto del agente; L’Office Central pour la Répression de l’immigration Irrégulière et de l’emploi d’étrangers Sans Titre, es decir, la agencia encargada de la regulación de la inmigración “irregular”, desmanteló una red criminal con la que el sospechoso estaría trabajando de forma cercana.

Por el momento, no queda claro cuánta información fue vendida o cuál fue el monto solicitado en Bitcoins por parte del agente. Sin embargo, de ser condenado, podría enfrentarse hasta a 7 años de prisión y una multa de 100,000 euros.

Escribir un comentario