En agosto del año 2006, la Unión Astronómica Internacional (IAU), responsable del nombramiento y la nomenclatura de los cuerpos planetarios y sus satélites desde principios del siglo XX, estableció un nuevo conjunto de directrices para lo que constituye un planeta.

En una decisión que sorprendió e incluso enfureció a mucha gente, la comisión anunció que, a la luz de estas nuevas pautas, Plutón ya no podría considerarse un planeta, y desde entonces, la comunidad científica ha debatido el lugar y el estado de Plutón en el Sistema Solar.

Decisión controversial

Ahora, más de una década después de que Plutón fuera degradado y excluido del sistema planetario, los investigadores de un nuevo estudio argumentan que debería ser reclasificado como un planeta.

La definición acordada por la IAU requiere que un objeto cumpla tres condiciones para calificar como planeta: debe estar en órbita alrededor del sol, debe ser lo suficientemente grande como para que su gravedad le confiera una forma esférica y debe despejar el área alrededor de su órbita.

Plutón orbita alrededor del sol en una región superpoblada llamada Cinturón de Kuiper, que está repleta de asteroides, escombros y otros objetos. Debido a que Plutón no despeja su órbita, la IAU consideró que no se ajusta al criterio (c) y degradó al que para ese momento era el noveno planeta del Sistema Solar a la clasificación de “planeta enano”.

El investigador Philip Metzger, un científico planetario de la Universidad de Florida Central, autor principal del estudio y uno de los más fervientes críticos de la definición de la IAU, manifestó:

“Es una definición descuidada. No dijeron lo que querían decir con ‘despejar su órbita’. Si lo tomas literalmente, entonces no hay planetas, porque ningún planeta despeja su órbita”.

Buscando en la historia

Plutón tiene un océano subterráneo activo, una atmósfera multicapa, compuestos orgánicos y lunas múltiples.

El equipo de investigadores revisó una gran cantidad de estudios publicados en los últimos 200 años en busca de cualquier caso en el que se usara el despeje de la órbita como un requisito para definir un planeta.

Los autores encontraron sólo una de esas menciones, un estudio publicado en 1802, que se basó en un razonamiento defectuoso, ahora refutado.

En cambio, los investigadores encontraron más de 100 ejemplos recientes donde los investigadores habían usado la palabra planeta de una manera que violaría la definición de la IAU.

Los autores argumentan que debido a que “despejar la órbita” obviamente no es un estándar en la literatura científica, no debería haberse utilizado en la controvertida definición del año 2006 de la IAU que terminó por degradar a Plutón.

Propiedades intrínsecas

Los autores del nuevo estudio recomiendan clasificar un planeta en función de sus propiedades intrínsecas en lugar de las extrínsecas que están sujetas a cambios, como la dinámica de la órbita de un planeta.

Si bien en la actualidad la suciedad y los asteroides empañan en el camino de Plutón, en mil millones de años pudieran desaparecer, por lo que no debería ser un aspecto fundamental para describir un cuerpo.

Las observaciones modernas, como las realizadas por la misión New Horizons, revelaron que Plutón tiene un océano subterráneo activo, una atmósfera multicapa, compuestos orgánicos y lunas múltiples.

Los investigadores puntualizan que todas esas propiedades hacen que Plutón sea más dinámico y vivo que Marte y resaltan que Plutón es el único planeta que tiene una geología más compleja que la Tierra.

Referencia: The reclassification of asteroids from planets to non-planets. Icarus, 2018. https://doi.org/10.1016/j.icarus.2018.08.026

Más en TekCrispy