Dos científicos pioneros en una forma completamente nueva de tratar el cáncer han ganado el Premio Nobel 2018 medicina. Los investigadores James Allison de la Universidad de Texas en Houston y Tasuku Honjo de la Universidad de Kyoto en Japón, compartirán el premio.

La terapia por inhibición de la regulación inmune negativa se basa en un novedoso enfoque que en lugar de dirigirse a las células tumorales, libera los frenos de las células inmunitarias, lo que les permite atacar las células cancerosas.

Las personas con obesidad responden mejor a terapia contra el cáncer, ¿por qué?

Soltar los frenos

Al estudiar un receptor de proteína llamado CTLA-4 en las células T, el cual actúa como un freno para mantener el sistema inmunológico bajo control, el inmunólogo James Allison se dio cuenta de que al inhibir ese freno, se podían desencadenar las células inmunitarias sobre las células tumorales y basándose en ese principio comenzó a desarrollar terapias.

Los medicamentos que se han desarrollado a partir de sus descubrimientos se conocen como inhibidores de punto de control. En el año 2011 se aprobó ipilimumab, un medicamento basado en CTLA-4 para tratar el melanoma. Los reportes informan que más del 20 por ciento de las personas que usan el fármaco tienen una remisión completa de la enfermedad.

El Dr. Honjo, también inmunólogo, descubrió un segundo receptor llamado PD-1 que también actúa como un freno del sistema inmune, pero con un mecanismo de acción diferente. Este descubrimiento también ha demostrado ser efectivo en el desarrollo de nuevos tratamientos.

Dos medicamentos basados ​​en la inhibición de PD-1, nivolumab y pembrolizumab, han sido aprobados para tratar el melanoma y el cáncer de pulmón.

Los inhibidores del punto de control han demostrado ser tratamientos increíblemente exitosos para muchos tipos diferentes de cáncer, en particular, el melanoma. También son prometedores para el cáncer de pulmón, el cáncer de riñón y el linfoma.

Terapia prometedora

En los últimos años, el trabajo clínico sobre medicamentos que inhiben los mecanismos CTLA-4 y PD-1, la llamada terapia de control inmunitario, se ha desarrollado rápidamente. Los tratamientos que bloquean la PD-1 han demostrado ser efectivos en los cánceres de pulmón y riñón, los linfomas y el melanoma.

Un trabajo clínico reciente que combinó terapias dirigidas a CTLA-4 y PD-1 en pacientes con melanoma mostró que este enfoque puede ser incluso más efectivo. Ahora se están realizando ensayos para evaluar la eficacia de la terapia de punto de control contra la mayoría de los tipos de cáncer, y los científicos están probando otras proteínas de punto de control para ver si podrían actuar como objetivos.

Una mujer ha ganado el Premio Nobel de Física por primera vez en 55 años

El Dr. Klas Kärre, miembro del Comité Nobel en el Instituto Karolinska de Estocolmo y encargado de describir el trabajo de los galardonados durante el anuncio, expresó:

“Los descubrimientos de Allison y Honjo han agregado un nuevo pilar en la terapia contra el cáncer. Esta terapia representa un principio completamente nuevo, porque a diferencia de las estrategias anteriores, no se basa en atacar a las células cancerosas, sino en suprimir los frenos, los puntos de control, del sistema inmunitario del huésped.”

Referencia: The Nobel Prize in Physiology or Medicine 2018 Press Release. https://www.nobelprize.org/prizes/medicine/2018/press-release/

Más en TekCrispy