Esta es la primera vez que el FBI logra desbloquear el teléfono de un sospechoso gracias al reconocimiento facial del iPhone X, bajo una orden de rastreo, según reportes de The Next Web.

De acuerdo con las leyes estadounidenses, las autoridades no pueden acceder dispositivos electrónicos personales sin el consentimiento de una persona. Sin embargo, las nuevas tecnologías le han dado más apertura a estos casos.

Una persona puede negarse a ingresar su código de desbloqueo para que las autoridades procedan a la revisión de su dispositivo, pues así está establecido en la quinta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. No obstante, dicha ley no toma en cuenta aquella información biométrica, llámese identificación facial o por huella dactilar.

El primer caso en cuestión se centra en Grant Michalski, un hombre de Ohio acusado de poseer pornografía infantil. Al sospechoso se le obligó desbloquear su iPhone X con reconocimiento facial con el que luego un agente del FBI logró descubrir y acceder a conversaciones en un chat sobre abuso de menores.

Entre estas conversaciones figuraba una con un agente encubierto en la aplicación Kik que se hizo pasar por un padre interesado en tener sexo con menores. Asimismo, Michalski había intercambiado correos con otro hombre sobre su interés en el incesto y en el sexo con menores.

Sin embargo, la investigación no pudo continuar por una función de iOS que solicita una contraseña para enviar la información del teléfono a la computadora una vez que el teléfono tiene una hora o más bloqueado.

La ley vs. la tecnología

A raíz de las consideraciones legales de la información biométrica, que permiten ingresar a los dispositivos sin solicitar la contraseña del sospechoso, compañías como Apple se han inventado maneras alternativas para desactivar esta función en caso de ser capturado por la ley.

Es cierto que las autoridades pueden incurrir en el abuso de poder y tratar de acceder a los dispositivos personales sin que el caso lo requiera e inculpar a personas que no hayan demostrado ser culpables, como el caso de un hombre arrestado en Florida por no desbloquear su teléfono.

Por ello, sistemas operativos como el iOS 11 tienen incorporada una medida de seguridad que permite desbloquear el Touch ID. Apple ha peleado con el gobierno de los Estados Unidos sobre este tipo de temas como ocurrió en 2016 cuando la compañía se negó a desbloquear los iPhones de un sospechoso del tiroteo de San Bernardino.

Más en TekCrispy