A pesar del ruido de fondo, es más sencillo entender lo que escuchamos si proviene de una voz conocida.

Cuando nos encontramos en un lugar bullicioso, en el que muchas personas están hablando simultáneamente, como un bar o un restaurante, puede ser difícil entender lo que nos dice la persona con la que estamos hablando.

Sin embargo, siguiendo los resultados de una investigación reciente, nos resulta más sencillo entender lo que escuchamos de voces que nos resultan familiares, a pesar de que no logremos identificar a quién pertenecen realmente.

Es más fácil entender lo que nos dicen las personas que conocemos

Con el objetivo de comprender los elementos que influyen sobre la percepción de las voces de los demás en diferentes contextos, un grupo de investigadores, liderados por Ingrid S. Johnsrude e Ysabel Domingo, diseñaron un experimento en el que se enfocaron en dos propiedades acústicas de la voz, a saber, el tono y la resonancia.

Para ello, se trabajó con 11 parejas de participantes, que bien podían ser amigos o parejas, siempre y cuando se conociesen desde hace al menos 6 meses y mantuvieran contacto regular.

En primer lugar, se le solicitó a los participantes que leyeran en voz alta un conjunto de frases desarrolladas según patrones sintácticos particulares: nombre, verbo, nombre, adjetivo y sustantivo.

Por ejemplo, una de las frases empleadas fue “Bob compró cinco bolsas verdes”.

Posteriormente, las grabaciones fueron manipuladas digitalmente, alterando de forma sistemática el tono y la resonancia.

Así, cada participante escuchó las grabaciones, tanto de sus compañeros como de personas desconocidas, del mismo género que su pareja.

En una de las tareas experimentales, debían escuchar dos oraciones pronunciadas simultáneamente por diferentes personas, sobre lo que se les solicitó identificar cada una de las palabras escuchadas.

Por su parte, en la otra tarea experimental, los participantes debían escuchar las grabaciones e indicar si estas habían sido pronunciadas por su pareja o por otra persona.

Así, se observó que a los participantes les resultaba más sencillo reconocer la voz de sus compañeros e identificar las palabras de cada oración en comparación con las grabaciones modificadas.

Adicionalmente, se descubrió que las personas tenían una mayor facilidad para reconocer las voces de sus parejas cuando el tono había sido modificado, mostrando mayor dificultad cuando la resonancia había sido alterada.

En este sentido, a pesar de que las manipulaciones en la resonancia de voz impedían que las parejas fueran reconocidas, cuando las oraciones eran enunciadas por sus compañeros, les resultaba más sencillo entender las oraciones, en comparación con las grabaciones de personas que no conocían.

La familiaridad de las voces nos permite entender mejor las palabras

Teniendo en cuenta los resultados, los investigadores sugieren que la familiaridad de las voces representa una ventaja en contextos bulliciosos.

En otras palabras, se demostró que entendemos mejor las voces de personas que conocemos, en contraposición a las voces de extraños.

De esta manera, tanto el tono como la resonancia de la voz, influyen en nuestra capacidad de entender lo que dicen las personas con las que interactuamos cotidianamente.

Sin embargo, a pesar de las modificaciones en estas propiedades, aún es más fácil entender lo que escuchamos de voces con las que estamos familiarizados.

Así, de acuerdo a los investigadores, seleccionamos información de forma distinta de acuerdo a las propiedades de las voces, lo que demuestra que tenemos la capacidad de prestar atención a diferentes elementos auditivos del habla para lograr distintos objetivos.

Finalmente, los investigadores afirman que estos resultados pudiesen tener implicaciones para las personas con dificultades auditivas, quienes pudiesen beneficiarse más aún de la familiaridad de las voces para escuchar mejor.

Asimismo, se plantea que estos resultados pueden tener ciertas implicaciones en el desarrollo de asistentes digitales, como Siri, además de robots, de forma que sea posible aprovechar las ventajas de una voz familiar.

Referencia: Familiar Voices Are More Intelligible, Even if They Are Not Recognized as Familiar, (2018). https://doi.org/10.1177/0956797618779083

Más en TekCrispy