Los edulcorantes artificiales son una clase importante de sustitutos del azúcar que se distinguen por su baja contribución al consumo de energía. Entes reguladores y legislaciones de todo mundo han aprobado el uso de seis edulcorantes artificiales: aspartamo, sucralosa, sacarina, advantame, neotamo y acesulfamo en alimentos y bebidas.

Si bien cuentan con aprobación y su utilización se ha diversificado ampliamente en el mercado, los riesgos para la salud del consumo de edulcorantes artificiales sigue siendo un tema muy controvertido.

Hacer poco ejercicio aumenta el riesgo de sufrir cáncer pero sólo un 3% de las personas parecen saberlo

Efectos adversos

Los edulcorantes artificiales supuestamente se han relacionado con efectos adversos como cáncer, aumento de peso, trastornos metabólicos, migrañas, diabetes tipo 2, eventos vasculares, parto prematuro, trastornos de la función renal, sistema antioxidante del hígado, hepatotoxicidad, trastornos del sistema inmunitario y alteración de la actividad de la microbiota intestinal.

Aunque estos posibles problemas de salud han sido estudiados durante mucho tiempo, todavía no se ha llegado a una conclusión firme sobre estas alegaciones debido a la falta de evidencia consistente.

Los edulcorantes artificiales se utilizan en innumerables productos alimenticios y refrescos con un contenido reducido de azúcar.

Ahora, un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad del Negev de Ben-Gurion en Israel y la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, descubrió que los edulcorantes artificiales son tóxicos para los microbios digestivos.

El estudio reveló toxicidad relativa de seis edulcorantes artificiales y diez suplementos deportivos que contienen estos sustitutos de la azúcar.

Tras realizar una serie de pruebas, los investigadores encontraron que las bacterias encontradas en el sistema digestivo se volvieron tóxicas cuando se expusieron a concentraciones tan bajas como un sólo miligramo de los edulcorantes artificiales.

Para el estudio, los investigadores modificaron bacterias de E. coli para que se iluminaran en respuesta a sustancias tóxicas y de este modo, sirvieran como un modelo sensorial representativo del complejo sistema microbiano.

La utilización de sustitutos de la azúcar se ha diversificado ampliamente.

El investigador Ariel Kushmaro, profesor en el Departamento de Ingeniería de Biotecnología, miembro del Instituto de Ciencia y Tecnología a Escala Nanométrica y coautor del estudio, expresó:

“Esta es una prueba más de que el consumo de edulcorantes artificiales afecta negativamente la actividad microbiana intestinal lo que puede causar una amplia gama de problemas de salud”.

Ampliamente utilizados

Los edulcorantes artificiales se utilizan en innumerables productos alimenticios y refrescos con un contenido reducido de azúcar. Los investigadores resaltan que muchas personas consumen este ingrediente añadido inadvertidamente.

Más allá de los potenciales efectos negativos para la salud, los edulcorantes artificiales se han identificado como contaminantes ambientales emergentes, y se pueden encontrar en el agua potable y superficial, así como en los acuíferos subterráneos.

Los autores del estudio señalan que los resultados de esta investigación podrían ayudar a comprender la toxicidad relativa de los edulcorantes artificiales y el potencial de los efectos negativos en la comunidad microbiana intestinal así como en el medio ambiente.

Referencia: Measuring Artificial Sweeteners Toxicity Using a Bioluminescent Bacterial Panel. Molecules, 2018. https://doi.org/10.3390/molecules23102454

Más en TekCrispy