Más de cuarenta años después de que se tomaron las primeras iniciativas para prohibir el uso de bifenilos policlorados (PCB), estos contaminantes químicos siguen siendo una amenaza mortal para los animales en la cima de la cadena alimentaria.

Los resultados de un reciente estudio muestran que las concentraciones actuales de PCB pueden llevar a la desaparición de la mitad de las poblaciones de orcas (Orcinus orca) del mundo, y en las áreas más contaminadas, los animales podrían desaparecer por completo en un período de sólo 30 a 50 años.

Microbios de aguas profundas recién identificados podrían ayudar en la lucha contra el calentamiento global

Un contaminante persistente

Los bifenilos policlorados son compuestos cancerígenos que interrumpen el sistema reproductivo y el sistema inmunológico de los animales.

Los PCB se han producido desde la década de 1930 y se han utilizado, en particular, en plásticos y fluidos refrigerantes para ingeniería eléctrica.

En total, según los expertos, el mundo produjo más de un millón de toneladas de estos compuestos, que se descomponen muy mal en el medio ambiente.

Desde la década de 1970, la producción de PCB comenzó a ser prohibida por países individuales; en el año 2004 su producción fue prohibida internacionalmente en el Convenio de Estocolmo. Sin embargo, más del 80 por ciento de las existencias mundiales de PCB aún no se destruyen, como lo exige la convención.

En las áreas con altas concentraciones de PCB las poblaciones de orcas podrían desaparecer por completo en las próximas décadas.

Las orcas forman el último eslabón en una larga cadena alimenticia y se encuentran entre los mamíferos con el nivel más alto de PCB en su tejido. Los investigadores han medido valores tan altos como 1.300 miligramos por kilo en el tejido graso de estos ejemplares.

A fin de contextualizar, una gran cantidad de estudios muestran que los animales con niveles de PCB tan bajos como 50 miligramos por kilo de tejido, pueden mostrar signos de infertilidad y graves impactos en el sistema inmunológico.

Modelo de evaluación

Los científicos desarrollaron un modelo de evaluación de riesgos que predice el efecto de los PCB en las poblaciones de orcas y la mortalidad animal en los próximos 100 años.

El modelo se basó en datos sobre la concentración de PCB en la grasa subcutánea de 351 orcas de todo el mundo y los efectos toxicológicos conocidos de estos compuestos, así como datos sobre el número de orcas en 19 poblaciones de diferentes regiones del mundo.

La humanidad no está haciendo suficientes esfuerzos para combatir los PCB.

En base a esos datos, los investigadores predicen que en el Ártico y en la Antártida, donde la concentración de PCB es baja, las poblaciones de orcas continuarán creciendo o disminuyendo ligeramente.

Esta isla en Hawái ha desaparecido tras el paso de una tormenta

Por el contrario, en las aguas de Japón, Brasil, Groenlandia, el noreste del Océano Pacífico, cerca de Gibraltar y el Reino Unido, áreas con una alta concentración de PCB, las orcas pueden extinguirse por completo en los próximos 30 a 50 años.

Es propicio destacar que en estas áreas, el número de estos animales ya se ha reducido a la mitad desde los años sesenta.

Los autores del estudio señalan que tales conclusiones reflejan que la humanidad no está haciendo suficientes esfuerzos para combatir los PCB, y se necesitan nuevas medidas en esta área, además de las prohibiciones ya previstas por el Convenio de Estocolmo.

Referencia: Predicting global killer whale population collapse from PCB pollution. Science, 2018. https://doi.org/10.1126/science.aat1953

Más en TekCrispy