Según un trabajo de investigación realizado por el Wall Street Journal (WSJ), se han lavado casi 90 millones de dólares a través de las criptomonedas. Incluso detallaron que se han usado 46 Exchanges para este proceso.

La investigación llevada a cabo por WSJ rastreó los fondos de más de 2500 direcciones de Wallets asociadas a actividades criminales a traves de un nuevo sofware diseñado por su equipo.

Asimismo, destacaron que unos 9 millones de dólares se lavaron a través del exchange ShapeShift AG. Este Exchange se caracteriza por permitir a los usuarios mantener su anonimato durante de dos años.

[ShapeShift fue] el mayor receptor de los fondos con presencia de los EE. UU,” afirmo el WSJ.

Cabe destacar que, aunque este Exchange está registrado en Suiza, se opera en el estado de Colorado. El mismo está liderado por Erik Voorhees. La publicación de la investigación coincide justo con el anuncio por parte del Exchange de que aplicará una nueva política que exigirá más información a sus clientes a partir próximo mes.

Coches eléctricos en la UE deberán emitir sonido artificial para alertar a los peatones

Respecto a esta medida Voorhees aseguró que fue “un paso proactivo” para prevenir cualquier acción reguladora futura. Sin embargo, al inicio la medida será opciones, lo cual denota que no todos los usuarios deberán dar sus datos personales.

El WSJ entregó las direcciones de las Wallets asociadas a lavado de dinero a ShapeShift. Luego Veronica McGregor, la directora jurídica de ShapeShift, les dijo que el intercambio revisó y prohibió esas direcciones.

También señalaron el ejemplo del ataque del ransomware WannaCry, en el que los hackers de Corea del Sur extorsionaron a gobiernos y empresas. La investigación rastreó el BTC extorsionado, valorado en a millones de dólares, hasta el Exchange ShapeShift.

Para finalizar, el WSJ enfatizó que el Exchange no cambió su política, incluso un año después del ataque, y continuó la limpieza de fondos criminales que finalmente se volvieron imposibles de rastrear.

Más en TekCrispy