Se cree que los gatos son la mejor estrategia a la hora de lidiar con infestaciones de ratas; de hecho, en la ciudad de Chicago se ha propuesto usar gatos para lidiar con un creciente problema de ratas que les aqueja.

Sin embargo, tal como lo demuestran los resultados de una investigación reciente, para lidiar con una infestación de ratas, los felinos no son la mejor opción.

Detectan el primer caso humano de Hepatitis E de los roedores en Hong Kong

Los gatos no siempre cazan ratas

Tal como se explicó anteriormente, es posible pensar que los gatos callejeros son la mejor solución a la hora de lidiar con infestaciones de ratas en las grandes ciudades. No obstante, esto no es del todo cierto.

De hecho, en un estudio llevada a cabo en la ciudad de Nueva York, los investigadores descubrieron que los gatos, a pesar de ser considerados el depredador por excelencia de ratas y ratones, en raras oportunidades cazan ratas.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores implantaron microchips a las ratas de una colonia de estos animales en una instalación de reciclaje industrial en Brooklyn.

Adicionalmente, fueron instaladas cámaras en el lugar a fin de evaluar el impacto que pudiesen tener los felinos sobre la cantidad de ratas de la colonia.

De esta forma, durante 5 meses aproximadamente, obtuvieron 306 grabaciones de interacciones entre ratas y gatos en esta instalación.

En estos videos, se vieron gatos en tan solo 259 grabaciones. No obstante, solo se observaron 20 casos de estos animales acechando a alguna rata.

Aún más, en solo 3 grabaciones se pudo observar a algún gato persiguiendo de forma activa a una rata, lo que se tradujo en tan solo dos cazas exitosas.

Los gatos suelen preferir presas fáciles e indefensas

Al respecto, los investigadores explican que esto tiene que ver, en mayor medida, con las ratas, en lugar de los gatos.

En este sentido, los gatos han sido la solución ideal para los problemas de ratas en algunas islas.

Sin embargo, a diferencia de las ratas de Nueva York, Chicago y América del Norte en general, estos roedores suelen ser pequeños, llegando a pesar un máximo de 150 gramos.

Por su parte, las ratas de América del Norte, en su mayor parte son de una especie conocida como ratas de Noruega, caracterizadas por tener una mayor fuerza y ser del doble de tamaño que el resto de las ratas.

De hecho, los investigadores plantean que las dos cazas exitosas observadas en las grabaciones, probablemente se trataron de los miembros más pequeños e indefensos de la colonia de ratas estudiada.

¿Por qué hay menos ratas en presencia de gatos?

En síntesis, si bien los gatos pueden ser efectivos para controlar infestaciones de ciertos tipos de ratas, al hablar de los roedores típicos de Nueva York y Chicago, es poco lo que los gatos pueden hacer.

Tal como se observó, los gatos prefieren presas indefensas y fáciles de cazar, todo lo que no representan los roedores norteamericanos.

Sin embargo, la batalla no está del todo perdida, pues se observó que la presencia de gatos disminuía los avistamientos de ratas.

Esto implica que, si bien los roedores continuaban merodeando el lugar, habían aprendido a evitar a los gatos.

Arqueólogos encuentran docenas de gatos momificados

Quizás, según los investigadores, esto pudiese explicar la creencia típica de que estos felinos pueden acabar con todo tipo de ratas.

Finalmente, los investigadores concluyen que las ratas en las ciudades pueden persistir en grandes colonias a pesar de la presencia de gatos, pues simplemente cambian sus movimientos.

Referencia: Temporal and Space-Use Changes by Rats in Response to Predation by Feral Cats in an Urban Ecosystem, (2018). https://doi.org/10.3389/fevo.2018.00146

Más en TekCrispy