Para Facebook el tema de la privacidad de sus usuarios es un tabú y aunque han asegurado repetidas veces que las personas están hoy en mayor control de sus datos e información personal, no necesariamente es así.

Un estudio realizado por la Universidad de Northeastern demostró que Facebook utiliza información de los llamados “perfiles sombra” de sus usuarios para que las compañías puedan segmentar la publicidad. En un reportaje realizado por Gizmodo se demuestra que la premisa del estudio es cierta al haber realizado una prueba de publicidad.

Perfiles sombra: un factor oscuro de Facebook

En la prueba realizada por Gizmodo se segmentó una publicidad específicamente para uno de los autores del estudio, Alan Mislove, solo utilizando un número de teléfono no asociado a su cuenta de Facebook.

¿Cómo es posible? Hay una opción que permite que las compañías puedan utilizar datos como correos electrónicos y teléfonos que dejan como contacto una vez compraron en la tienda o se registraron como clientes, que esa empresa puede utilizar luego como lista de segmentación de audiencia.

Este tipo de público se llama “audiencia personalizada” y les permite a las compañías enviar publicidad a estos usuarios sin su consentimiento. Gizmodo ilustra con un ejemplo los alcances que tiene esta herramienta:

“Una tienda de ropa puede colocar una publicidad en los feeds de Instagram de aquellas mujeres que hayan comprado ahí antes, un político puede enviar publicidad a cualquiera que tenga en su lista de correos o un casino puede ofrecer descuentos a personas que podrían presentar adicción a los juegos de azar”.

¿Tengo control de mi perfil sombra?

¿Cómo funcionan exactamente los perfiles sombra? Si una persona que está en Facebook sincroniza su perfil con su lista de contactos telefónicos, Facebook puede obtener el número telefónico de esos contactos y otros datos para proveérselos a las compañías para hacer publicidad.

7 países de la Unión Europea acusan a Google de violar las reglas del GDPR

Es decir, Facebook es capaz de recopilar datos que el usuario ni siquiera ha proporcionado, sino que otras personas lo han hecho, lo cual representa una “capa oculta”, como describe Gizmodo, que es la fuente de estos perfiles sombra.

Lo complicado de estos perfiles ocultos es que a pesar de su existencia, los usuarios no tienen ni acceso a ellos ni tampoco pueden saber qué tipo de información se está compartiendo y evidentemente, tampoco pueden borrarlo.

De hecho, este asunto es todo un misterio y Facebook no planea revelarlo. En el reportaje se destaca que Gizmodo ha estado tratando que la compañía emita algún comentario sobre estos perfiles por al menos un año sin tener éxito, e incluso en Europa donde la legislación sobre la privacidad de los usuarios es más estricta Facebook tampoco ha emitido comentarios al respecto.

Según resaltan en el reportaje, un usuario de Reino Unido ha estado solicitando el suministro de los datos presentes en su perfil sombra, pero desde Facebook le dicen que no pueden proveerle esta información pues forma parte de sus “algoritmos ‘confidenciales’ y que ‘no están en posición de proveerle los detalles precisos de nuestros algoritmos”.

Igualmente, Facebook sostiene que “las personas son dueñas de sus listas de contactos” y que “entienden que en algunos casos esto puede significar que otra persona podría no tener control sobre la información de contacto que otros suban sobre ellos”.

Se trata de un tema grave pues para nadie es secreto que estos perfiles existen y ahora sabemos que la información es compartida con terceros para hacer publicidad, ¿pero qué datos tienen sobre nosotros y por qué sabiendo de su existencia no podemos tener control sobre ellos?

Más en TekCrispy