Elon Musk pasó en pocos años de ser el empresario director ejecutivo de Tesla a ser un completo rockstar que fuma marihuana en podcasts y lleva una controvertida vida. Conocido por sus particulares comentarios en Twitter, el ejecutivo enfrenta ahora una demanda por fraude introducida por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

Todo comenzó por un tweet publicado en la cuenta oficial de Twitter de Musk, en el que asegura que Tesla está lista para convertirse en una empresa privada y que las acciones podían venderse en 420 dólares, añadiendo que cuenta con los fondos para hacerlo.

Según se detalla en el documento de la demanda, “Musk no ha discutido siquiera, mucho menos confirmado, los términos clave del trato, incluyendo precio, con ninguna fuente potencial de financiamiento”.

La Comisión expresa que el tweet fue un anuncio fue “falso y  engañoso” por una serie de razones numeradas de manera exhaustiva en el documento, que en resumen aseguran que las afirmaciones del empresario no tienen ningún basamento.

Elon Musk y su predilección por la cultura 420

La relación entre Elon Musk y la marihuana no es para nada secreta, pues el empresario ha sido bastante abierto con respecto a la droga. A principios de septiembre, el ejecutivo fue invitado al podcast de Joe Rogan en el cual consumió el estupefaciente y aseguró que vivimos en una realidad paralela similar a ‘Matrix’.

Es tanta su predilección por la marihuana y toda la cultura que le rodea que en la demanda se resalta que una de las razones por las que el precio de una acción de Tesla en 420 dólares es el significado que tiene el número en la cultura de la marihuana.

Según explica el mismo Musk –citado en el documento–, calculó el precio de la acción basándose en el 20% más del precio de cierre en la bolsa, cuyo resultado neto fue de 419 dólares y que había redondeado el precio a 420 dólares por la influencia del número en la cultura. Además, afirmó que su novia “lo encontraría gracioso, lo cual admite no ser una buena razón para elegir un precio”.

Musk aún no ha respondido a la demanda, pero probablemente ahora se piense dos veces antes de dar clic a enviar en un tweet.

Más en TekCrispy