Para una empresa con 102 años de existencia como Boeing, mantenerse a la vanguardia en innovación es una clave para el éxito del negocio. Por ello, no es extraño que siga siendo un líder indiscutible del sector aeroespacial, y más aún si sus ideas para futuros vuelos para por la utilización de Inteligencia Artificial (IA) en el desarrollo de tecnología de conducción autónoma para sus aviones.

Esto es lo que afirma el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) en un reciente informe, donde asegura que a pesar de que en este sector se utiliza la IA, aún ninguna compañía ha planteado seriamente incorporarla a un sistema de vuelo como lo está haciendo Boeing. Al parecer, la compañía considera que próximamente su tecnología podría servir de asistencia a sus pilotos en situaciones de apremio e incluso podría tener la capacidad de pilotar aviones que transporten mercancías.

La publicación del MIT cita a Greg Hyslop, CTO de Boeing, afirmando en una conferencia que el futuro de esta industria está directamente vinculado a la IA. De esta forma, según el ejecutivo, se podrán resolver situaciones complejas que afectarán a este sector, como la ausencia cada vez más notable de pilotos. De esta forma, la IA funcionaría como el asistente perfecto ante cualquier disyuntiva durante el vuelo, especialmente en el caso de pilotos menos experimentados.

Hyslop afirma que el mayor desafío en este sentido es garantizar la máxima seguridad a las personas, y lograr que cada pasajero pueda sentirse confiado de que el sistema de IA responderá de manera adecuada durante el vuelo. Esto es particularmente difícil, si tenemos en cuenta que fabricantes de coches autónomos como Tesla, que trabaja con vehículos ‘por tierra’, han tenido bastantes problemas con sus sistemas de conducción autónoma, incluyendo accidentes mortales en plena vía pública.

Sin embargo, Hyslop considera que esta tecnología podría ayudar en situaciones complicadas para los pilotos, como vuelos en plena tormenta, prevenir riesgos, enviar alertas ante posibles eventos desafortunados, etc. Para lograr este objetivo, Boeing cuenta actualmente con dos filiales, Boeing Next y Boeing Horizon X.

En el caso de Horizon X, esta filial fue creada para invertir en startups y otras empresas nuevas dedicadas al desarrollo de tecnología para conducción autónoma, mientras que la filial Horizon Next se encargará de crear las soluciones y productos de mayor innovación de la compañía. En este sentido, se anunció un trabajo conjunto con el Centro de Tecnología Aeroespacial y Autónoma del MIT para impulsar el proyecto ‘Next’, que espera ver luz en 2020.

Más en TekCrispy