Por muchos años, la ciencia ha tratado de encontrar una fórmula para prolongar la juventud o al menos para el rejuvenecimiento de la personas. Entre estas soluciones destacan tratamientos con células madre o plasma rico en plaquetas y hasta transfusiones de sangre de personas más jóvenes.

A pesar de que sus resultados han demostrado ser tratamientos efectivos, una startup estadounidense llamada Ambrosia Medical se ha planteado llevarlo más allá, ofreciendo una clínica especializada en transfusiones de donantes jóvenes para adultos. La compañía abrirá su primera clínica en la ciudad de Nueva York hacia finales de este año.

Elixir de la juventud

Hace apenas un año, Ambrosia Medical –cuyo nombre ya invita a querer la inmortalidad de los dioses– realizó pruebas con pacientes para determinar si es cierto que la sangre joven ayuda en el proceso de rejuvenecimiento.

Según un reportaje realizado por Business Insider, la compañía informó que, si bien los resultados no se han publicado todavía, el fundador de la compañía, Jesse Karmazin, aseguró que fueron “muy positivos”. Dicha prueba tuvo una muestra de 150 sujetos que recibieron una transfusión de un litro y medio de plasma proveniente de donantes entre 16 y 25 años.

Como resultado de la prueba cuyo costo se ubicó en los ocho mil dólares, “muchos” de los pacientes que recibieron el tratamiento comenzaron a notar beneficios como mejora de la concentración, mejor memoria y sueño, además de una apariencia renovada y hasta tonificación muscular, según afirmó Karmazin.

¿Es realmente efectivo?

Mientras que otros estudios afirman que, efectivamente, la sangre de los jóvenes puede rejuvenecer a personas de avanzada edad, y que incluso podría utilizarse como tratamiento para el Alzheimer, tener una clínica dedicada solo a realizar transfusiones para rejuvenecer es algo que va más allá de la realidad.

Sin embargo, aunque muchos de estos estudios se han basado en la experimentación con ratones, hay científicos que sostienen que estos resultados no se replican necesariamente en humanos.

De hecho, un neurocientífico de Stanford que realizó un estudio similar con ratones en 2014 opinó sobre el tratamiento de Ambrosia Medical y expresó que “no hay evidencia clínica” y que “básicamente se está abusando de la confianza de las personas y la emoción pública al respecto”.

Más en TekCrispy