Ripplexrp

De acuerdo con un reporte del Wall Street Journal (WSJ), Jed McCaleb; uno de los cofundadores de Stellar y Ripple, habría vendido los millardos de tokens de XRP que tiene en sus reservas.

Al momento en que McCaleb dejó Ripple hace más de 5 años, aparentemente contaría con alrededor de 9 mil millones de tokens de XRP, además de acciones en la empresa.

En el 2014, comentó que habría donado algunos tokens de XRP a distintas causas benéficas, y que planeaba vender el resto de sus tokens de XRP, lo que llevó al valor del token a caer hasta 65% en las 24 horas siguientes a este anuncio.

Posteriormente, en ese mismo año, Ripple reveló que la “intención de Jeb de vender su XRP había causado que la compañía lo contactara para asegurarse de que se realizara una redistribución responsable de sus tokens de forma que ayudara a crecer al ecosistema de Ripple.”

En este sentido, el cofundador no podía vender más de:

  • US$ 10,000 semanales durante el primer año
  • US$ 20,000 semanales durante el segundo, tercer y cuarto año
  • 750 millones de XRP anualmente durante el 5to y 6to año
  • Mil millones de XRP anualmente el 7mo año
  • 2 mil millones de XRP anualmente después del 7mo año

Sin embargo, en abril de 2015, la compañía alegó que Jed y miembros de su familia estarían violando este acuerdo, llegando a una disputa legal solventada en febrero del año 2016 cuando ambas partes llegaron a un acuerdo.

Tras cambiar los términos originales, aparentemente Jed estaría determinado en deshacerse de sus tokens de XRP a la brevedad posible. De acuerdo con el WSJ, las ventas continuas de tokens de XRP habrían aumentado drásticamente a lo largo de las últimas semanas, algo que pudiera tener un impacto muy negativo en el valor del mismo.

Actualmente está en curso el tercer año del acuerdo entre ambas partes. No obstante, McCaleb estaría vendiendo de 20,000 a 40,000 XRP diarios hasta el inicio de agosto, donde la cifra ascendió hasta los 499,312 XRP al día, llegando incluso a deshacerse de 752,076 en una oportunidad, lo que representa hasta 35 veces más de lo que se habría acordado inicialmente.