Los beneficios de una dieta vegana para los seres humanos son difíciles de discutir. Una dieta libre de productos animales reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes, obesidad y una serie de otros problemas de salud.

Debido a que las dietas veganas parecen tan saludables para las personas, muchos dueños de mascotas, convencidos de sus beneficios, han cambiado la alimentación de sus perros a una dieta vegana, una creciente tendencia que ha generado mucha controversia.

Omnívoros, carnívoros o algo intermedio

Existe una discusión en curso sobre si los perros son omnívoros, carnívoros o algo intermedio. De acuerdo a investigaciones previas, los perros tienen varias cualidades omnívoras clave, como la capacidad de digerir la mayoría de los carbohidratos que consumen, un largo intestino delgado, molares con superficie relativamente planas y la capacidad de crear vitamina A, un nutriente esencial, a partir del betacaroteno que se encuentra en las plantas.

Si bien estos atributos sugieren que los perros pueden obtener nutrientes esenciales de plantas, aun así, la carne es generalmente considerada como una fuente vital de proteínas para los perros.

Hay que tener presente que los perros procesan ciertos nutrientes de forma diferente que las personas, por lo que alimentar a perros con una dieta vegetariana o vegana supone ciertos riesgos.

Una dieta vegana mal equilibrada puede ocasionar algunas deficiencias graves: como una ingesta de proteína total inadecuada, desequilibrio de ciertos aminoácidos y deficiencia en vitaminas y minerales (como vitaminas del complejo B, calcio, fósforo y hierro) que se obtienen idealmente, o sólo, a través de la carne u otros productos de origen animal.

Si se permite que estos problemas dietéticos se prolonguen en el tiempo, pueden provocar afecciones médicas graves y muchas veces irreversibles.

Opiniones encontradas

Si bien en la comunidad veterinaria existen opiniones contrarias a una alimentación que excluya la carne y productos de origen animal, hay otras que se manifiestan a favor, siempre que la dieta esté bien equilibrada.

La Dra. Cailin Heinze, nutricionista veterinario y profesora de nutrición en la Facultad de Medicina Veterinaria Tufts Cummings, lo explica de esta manera:

“Los perros ciertamente pueden tener dietas vegetarianas y veganas, pero deben hacerse con mucho cuidado. Hay mucho margen de error, y estas dietas probablemente no sean tan apropiadas como las que contienen al menos alguna proteína animal”.

Quienes respaldan este tipo de dieta recomiendan orientarla sólo a perros adultos, no sin antes consultar con un nutricionista veterinario que pueda analizar la dieta comercial o casera y realice recomendaciones adicionales para salvaguardar la salud del animal; del mismo modo, aconsejan programar exámenes de bienestar más frecuentes, incluido análisis de sangre, al menos dos veces al año.

Referencia: Vegetarian versus Meat-Based Diets for Companion Animals. Animals, 2016. https://doi.org/10.3390/ani6090057

Más en TekCrispy