Hemos visto cómo la tecnología de conducción autónoma ha llegado principalmente a los coches, y algunos intentos de compañías como Honda plantean incluso la posibilidad de que una moto pueda moverse por sí sola. Incluso, hemos visto cómo los científicos han creado embarcaciones autónomas impresas en 3D para monitorear las aguas y evitar la contaminación.

Ahora, un informe de The Guardian ha revelado la puesta en marcha del primer tranvía autónomo del mundo, ubicado en la ciudad de Postdam, Alemania. A pesar de que se trata de una demostración, evidentemente este vehículo demuestra todo el potencial que la Inteligencia Artificial puede ofrecer a la conducción autónoma.

Llamado Siemens Combino, este tranvía se desplazó exitosamente a través del tráfico de la urbe con motivo de una exposición nacional de transporte, lo que deja una imagen bastante clara sobre el futuro de las herramientas informáticas habilitadas para los vehículos pesados y de gran tamaño, y cómo estos pueden evitar riesgos de accidentes a los transeúntes y otros usuarios a bordo de sus coches en plena carretera.

La compañía detrás del desarrollo de este tranvía es Siemens, y la tecnología es básicamente la misma que la que está habilitada en los coches autónomos, con radares, sensores y cámaras externas que muestran a la IA lo que se observa con respecto al tráfico.

Asimismo, los algoritmos del sistema dan la posibilidad al tranvía de tener una respuesta efectiva y autónoma a las adversidades en el camino y sus riesgos. El sistema de conducción demostró gran efectividad a pesar de que no se habilitaron pasajeros en su interior para las pruebas.

La demostración fue llevada a cabo como parte del evento de exposición InnoTrans 2018, dedicado al transporte, e incluyó un recorrido de prueba de 6 kilómetros partiendo de la sede de Siemens donde estaba ubicado el tranvía, y haciendo un recorrido por la ciudad de Postdam.

Más en TekCrispy