Seguramente habrás notado que con el paso del tiempo las hojas de periódicos, revistas y libros toman un color amarillento, y mientras más antiguo, más acentuado será este matiz. Esto se debe a la reacción que tienen los componentes con que están elaborados.

El papel, que fue inventado en China aproximadamente en el siglo II a. C., se extrae de la madera y está compuesto principalmente por celulosa y lignina, substancias que le otorgan a la madera la fortaleza y rigidez que le caracteriza.

Cientificos han trazado un mapa de las partes del cuerpo en que apreciamos las sensaciones

Susceptible a la oxidación

La celulosa, una sustancia incolora, es extraordinariamente buena para reflejar la luz, por lo que la percibimos como blanca y es la razón por la que el papel, suele ser de este color.

Por su parte, la lignina es un polímero que está estructurado a partir de lotes de la misma unidad molecular unidos entre sí. Esas unidades repetitivas son alcoholes que consisten en oxígeno e hidrógeno con algunos átomos de carbono.

Cuando la lignina se expone a la luz y al aire circundante, su estructura molecular se altera debido a que es susceptible a la oxidación, por lo tanto, recoge moléculas de oxígeno extra fácilmente, y esas moléculas alteran la estructura del polímero.

Las moléculas de oxígeno agregadas rompen los enlaces que mantienen juntas esas subunidades de alcohol, creando regiones moleculares llamadas cromóforos, los cuales reflejan ciertas longitudes de onda de luz que nuestros ojos perciben como color. En el caso de la oxidación de la lignina, ese color es amarillo o marrón.

Más blanco, menos resistente y viceversa

Por lo general, los fabricantes de papel intentan eliminar la mayor cantidad posible de lignina mediante el uso de un proceso de blanqueamiento. Mientras menos lignina contenga el papel, más tiempo perdurará el color blanco.

Así es como cambian las propiedades eléctricas del agua a nivel molecular

Curiosamente, los productores de bolsas de papel marrón y cajas de cartón aprovechan la lignina porque hace que estos productos sean más resistentes. Estos productos derivados del papel no son sometidos a procesos de blanqueamiento, dejándolos mucho más marrones que un papel típico, pero son más rígidos.

Dicho esto, si deseas preservar en perfectas condiciones un libro, anuario, carta o cualquier otro ejemplar elaborado con papel, sólo debes mantenerlo en un ambiente en que no haya luz ni oxígeno, los principales desencadenantes del proceso de oxidación que le da al papel ese indecoroso color amarillo.

Referencia: Paper aging and degradation: recent findings and research methods. BioResources, 2011. https://goo.gl/mVAJNG

Más en TekCrispy