El Bitcoin siempre ha estado ligado muy de cerca a los bienes de lujo. No en balde, miembros de la comunidad se refieren a un Lambo (Lamborghini), como la primera meta financiera de sus operaciones de trading.

En este sentido, aparece Post Oak Motor Cars, un taller de Rolls Royce, Bugatti y Bentley, además de una selección exclusiva de vehículos de lujos usados, y que se habría aliado con BitPay para “permitirle a cualquiera en cualquier lado del mundo comprar sus vehículos más fácil y rápido.”

Así, el primero en aprovechar esta alianza habría sido un empresario local, Ken Bridge, dueño de una cadena de restaurantes; que habría decidido cambiar sus Bitcoin por un Bentley Continental GT, comentando:

“Siempre he tenido un gran respeto por esta empresa y todo lo que ha logrado, y quisiera demostrarle mi apoyo hacia sus iniciativas pioneras. La blockchain y las criptomonedas son indudablemente las tecnologías del futuro, y por eso aplaudo a esta empresa por incursionar en el mundo del consumo en Bitcoin.”

Vale destacar que el valor comercial de un Continental GT oscila entre los US$ 220,000 y los US$ 320,000 pero al Bridge ser un inversionista de Bitcoin desde sus primeros días, comentó que para él el valor sería mucho menor.

El entusiasta comenta que conserva Bitcoins desde que su valor era de US$ 648 y que cada vez que hay un bajón del precio, invierte un poco más. Asimismo, se considera un verdadero fanático de los activos digitales, inclusive implementando un sistema de recompensas basado en blockchain en sus restaurantes, además de permitirle a sus comensales ordenar los platos a través de sus celulares.

Con cada compra, el cliente gana Roobee Coins que pueden posteriormente ser intercambiadas por beneficios en su cadena, y comenta que desearía poder enlistarla en una casa de cambio en el futuro.