El funcionamiento cerebral relacionado con la lectura continúa siendo un misterio para los científicos en la actualidad.

Teniendo en cuenta que el ser humano empezó a leer hace aproximadamente unos 4.000 o 5.000 años, nuestro cerebro no se ha adaptado a esta capacidad como consecuencia de los procesos evolutivos.

Disney se une a Google Home para contar historias a los niños

En este sentido, no existen estructuras cerebrales específicas para la lectura, tal como ocurre con la capacidad del habla, sino que nuestro cerebro reutiliza otras estructuras ya existentes.

Al respecto, se sabe que existe una estructura en el cerebro que se encarga del aspecto visual de las palabras.

Sin embargo, hasta el momento no se tenía total claridad respecto a su función específica.

En torno a ello, algunos investigadores defienden que su función es perceptual, mientras que otros sugieren que tiene una función léxico-semántica, puesto que se ha visto que esta estructura se activa cuando se escuchan palabras.

Sin embargo, gracias a una investigación llevada a cabo en el Basque Center on Cognition, Brain and Languaje, se descubrió que esta estructura, fundamental para la lectura, está dividida en dos partes, una que se encarga de los aspectos perceptuales y otra relacionada al tema léxico-semántico.

El área visual de las palabras se compone de sub-estructuras diferentes

La investigación en cuestión estuvo a cargo de Kepa Paz-Alonso, cuyo objetivo principal era descubrir si en la estructura cerebral encargada de la lectura habían áreas diferentes con funciones distintas que nos permitieran practicar esta habilidad.

Para ello se contó con la participación de cientos de personas que fueron sometidas a técnicas de resonancia magnética funcional y estructural de última generación mientras leían.

De esta forma, observaron qué áreas del cerebro se activaban en tanto los participantes realizaban la tarea, lo que les permitió identificar el circuito neuronal asociado a la lectura.

Esto les permitió descubrir que el área visual de las palabras, llamada corteza ventral occipitotemporal, por un lado, tiene una función perceptual y, al mismo tiempo, se encarga de los aspectos léxico-semánticos.

Sin embargo, cada función está asentada en sub-áreas diferentes y se conectan a partir de circuitos neuronales distintos.

Estas son las áreas de tu cerebro que se encargan de la lectura

Tal como se mencionó anteriormente, la corteza ventral occipitotemporal, área encargada del procesamiento visual de las palabras, es una estructura conectada con la visión que nos permite extraer y procesar la información, así como también enviarla.

En este sentido, se trata de una estructura imprescindible para la lectura, ya que las personas con lesiones en esta área son incapaces de leer.

Adicionalmente, esta estructura está subdividida en dos áreas; en primer lugar, un área posterior que se encarga de extraer las características visuales de las palabras y, a su vez, se conecta al surco intraparietal a través del fascículo occipital vertical.

Por su parte, la segunda área, encargada de la integración de la información con otras estructuras del circuito del lenguaje, se conecta a la circunvolución angular a través del fascículo arqueado posterior.

¿Qué implicaciones tiene este descubrimiento?

Gracias a este descubrimiento es posible comprender con mayor profundidad el funcionamiento cerebral durante la lectura, lo que pudiese traducirse en un mejor abordaje de problemas tales como la dislexia.

Facebook Messenger presenta nuevo formato interactivo para leer libros

A este respecto, de acuerdo a los investigadores, sería posible identificar las estructuras cerebrales que permanecen inactivas en personas que tienen trastornos de lectura, como el mencionado anteriormente.

Finalmente, la investigación allana el camino en torno a futuros estudios respecto al funcionamiento de las estructuras cerebrales durante la lectura en distintos idiomas.

Referencia: Converging evidence for functional and structural segregation within the left ventral occipitotemporal cortex in Reading, (2018). http://dx.doi.org/10.1073/pnas.1803003115

Más en TekCrispy