Fósiles de organismos edicacáricos. Créditos: Vanderbilt

Los organismos ediacáricos son los primeros animales visibles en el planeta Tierra; en específico, la biota del periodo Ediacárico se compone de antiguas formas de vida sésiles, con forma tubular y de hoja, que habitaron la Tierra hace unos 570 millones de años.

Así, estos animales representan los organismos multicelulares de mayor antigüedad conocidos hasta el momento.

Investigadores descubren un nuevo ecosistema en el fondo del océano

Al respecto, recientemente, un equipo de científicos ha descubierto que los organismos ediacáricos eran mucho más complejos de lo que se pensaba, compartiendo diversas características con los animales que conocemos actualmente.

La forma de vida más antigua del planeta

Registro fósil de los organismos ediacáricos. Créditos: Vanderbilt.

De acuerdo a los científicos, los fósiles de los organismos ediacáricos tienen una apariencia singular que no se ha observado en los animales modernos, lo que sugería que eran ecológicamente simples.

No obstante, al emplear un método moderno de ajuste ecológico a las distribuciones de abundancia relativa, usado frecuentemente para estudiar las especies modernas, los científicos han descubierto que estos animales comparten similitudes con la vida que se conoce actualmente.

En este sentido, se plantea que los registros fósiles aportan evidencias de que los organismos en cuestión eran ecológicamente complejos, ya que formaban comunidades complejas muchos años antes de su extinción.

En la misma línea, de acuerdo a los investigadores, estos animales prehistóricos vivían parcialmente sumergidos en lo que en algún momento representó el fondo oceánico, alimentándose de diversas formas.

Al respecto, se sabe que los organismos ediacáricos se alimentaban por suspensión, por mecanismos de filtraje o al absorber pasivamente los nutrientes; sin embargo, algunos tenían la capacidad de moverse.

Tal como los animales actuales, los organismos ediacáricos vivían en comunidades complejas

Simon A.F. Darroch haciendo su trabajo en Namibia. Créditos: Simon Darroch.

La investigación estuvo a cargo de Simon A.F. Darroch, un Profesor Asistente en el Departamento de Ciencias Ambientales y de la Tierra, en la Universidad de Vanderbilt.

Así, durante el estudio, Darroch junto a su equipo de investigadores, se dedicaron a compilar los datos fósiles de los organismos ediacáricos reflejados en la bibliografía existente sobre tema y, adicionalmente, añadió nuevos datos que fueron recopilados a partir de su trabajo de campo en el sur de Namibia.

En particular, estos registros fósiles encontrados en Namibia representan los más jóvenes que se han encontrado, ya que se sugiere que se trataban de comunidades de estos animales que vivían allí justo antes del inicio de la explosión del Cámbrico que ocasionó su extinción.

En este sentido, los investigadores descubrieron que estos animales vivían en comunidades complejas desde las etapas más antiguas de su existencia.

Esto quiere decir que, tan pronto cuando la vida macroscópica evolucionó, se comenzaron a formar comunidades ecológicas diversas, similares a las que conocemos en la actualidad.

A este respecto, los investigadores explican que las comunidades complejas se corresponden con una variedad de especies que compiten por los recursos ecológicos, además de crear nichos para otros.

En el pasado, se creía que estos organismos compartían una ecología básica, compitiendo por los mismos recursos.

Identifican nueva especie del “eslabón perdido” entre los dinosaurios y las aves

No obstante, se sugiere que en realidad, los organismos ediacáricos, tal como las especies actuales, competían por una variedad de recursos distintos.

Finalmente, los investigadores se han propuesto continuar la línea de investigación utilizando técnicas de modelado 3D sobre la base de los registros fósiles para describir mejor estos animales antiguos.

Referencia: High ecological complexity in benthic Ediacaran communities, (2018). https://doi.org/10.1038/s41559-018-0663-7

Más en TekCrispy