El famoso John McAfee ha discutido una multiplicidad de temas controversiales a lo largo de los meses, especialmente este año, con el declive del valor de las criptomonedas. Uno de los últimos temas que trajo a la mesa fue sobre la desaparición de los exchanges centralizados en el futuro y la prevalencia de los exchanges descentralizados, los cuales según él ayudarán a “crear el mayor boom económico en la historia de la humanidad”.

Recordemos que los exchanges centralizados son parecidos a las bolsas de valores como NASDAQ, CBOE o NYSE, las cuales dependen de un intermediario de confianza que gestiones el flujo de activos.

Por su parte, los DEX o exchanges descentralizados no dependen de tales agentes externos y, como tal, cumplen más con la esencia de las criptomonedas, que procuran la eliminación de una figura centralizada, como el gobierno o banco.

En cuanto a esto, McAfee explica que, pese al poder que poseen los gobiernos, éstos no podrán ponerle fin al mercado de las monedas digitales:

Porque no me importa cuánto poder tienes como gobierno, cuántos policías, cuántos soldados, lo que sea. Si el intercambio se distribuye en 20 millones de billeteras en teléfonos inteligentes y computadoras portátiles y tablets, ¿qué haces? Es imposible. Tendría que cerrar a los veinte millones de ellos diseminados por todo el mundo.

Asimismo, en una entrevista, el magnate destacó que:

La blockchain es la primera tecnología que dice que soy el árbitro de la verdad. CNN dice su verdad, Fox News les dice a los suyos, Rusia les dice a los suyos. China les dice a los suyos, Estados Unidos les dice a los suyos. El hombre en la calle dice algo más. No lo sabemos, pero ahora lo hacemos. Por favor, comprendan que la verdad y la regulación no pueden coexistir.

Aunque podría ser peligroso decir que no hacen falta las regulaciones, sino solo la confianza y la verdad que provee la blockchain, cientos de organizaciones y gobiernos a nivel internacional tampoco han cesado su búsqueda incesante por establecer un marco regulatorio que sea justo, pero aprensivo en contra de actos criminales.