Un grupo de investigación en Singapur ha demostrado que la administración de bajas dosis de la hormona tiroxina puede ser beneficioso para reducir el hígado graso en pacientes diabéticos con enfermedad hepática no alcohólica (NAFLD, por sus siglas en inglés).

NAFLD es un importante problema de salud mundial caracterizado por la acumulación de grasa en el hígado. La condición generalmente se desarrolla en pacientes con obesidad, diabetes tipo 2, dislipidemia y resistencia a la insulina.

La acumulación de exceso de grasa en el hígado puede ser un proceso largo y silencioso; sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, el hígado no podrá funcionar normalmente, y en esta etapa el daño es irreversible.

Alta prevalencia

Se estima que en la actualidad, entre el 30 y el 40 por ciento de los singapurenses están afectados por NAFLD. En este estudio, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Singapur Duke (Duke-NUS) completaron un estudio clínico que muestra que una dosis baja de suplementos de hormona tiroidea puede ser beneficiosa para reducir el hígado graso en pacientes diabéticos con NAFLD.

Para el estudio, veinte pacientes (edad promedio 47,8 años) con diabetes tipo 2 estable y función tiroidea normal con NAFLD fueron tratados con hormona tiroxina durante cuatro meses a una dosis que se adaptó a cada individuo.

Los investigadores realizaron resonancia magnética a cada paciente antes y después del tratamiento, a fin de medir los cambios en varios depósitos de grasa, incluido el contenido de grasa hepática. También se controlaron otras medidas clínicas, como el control de los niveles de glucosa en sangre.

Transcurridas 16 semanas, los autores del estudio encontraron una disminución del 12 por ciento  del contenido de lípidos intrahepáticos con respecto al valor inicial. Adicionalmente, se pudo observar modestas pero significativas disminuciones en el índice de masa corporal, el volumen del tejido adiposo visceral y subcutáneo.

Efectivo y seguro

En complemento, los resultados evidenciaron que los pacientes que tuvieron una disminución más acentuada en los niveles del contenido de lípidos intrahepáticos, también mostraron mejoría en sus síntomas de diabetes.

El Dr. Paul M. Yen, afiliado al Programa de Desordenes Metabólicos y Cardiovasculares de Duke-NUS y coautor del estudio, explicó:

“Este es el primer estudio clínico que demuestra que la administración de hormona tiroidea a dosis bajas, disminuye de manera segura tanto la grasa hepática como la grasa corporal en general en los pacientes diabéticos tipo 2 con NAFLD. La disminución en la grasa hepática también se correlaciona con una mejora en el control de la diabetes después del tratamiento.”

Este estudio piloto proporciona una base sólida para una mayor investigación, desarrollo y prueba de la hormona tiroidea, o análogos, en pacientes diabéticos con enfermedad hepática no alcohólica.

Referencia: Low-Dose Levothyroxine Reduces Intrahepatic Lipid Content in Patients With Type 2 Diabetes Mellitus and NAFLD. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 2018. https://doi.org/10.1210/jc.2018-00475

Más en TekCrispy