A lo largo de la historia, los científicos de todo el mundo han tratado de conectarse con el pasado a partir de cada dibujo y jeroglífico dejado en cuevas e infraestructuras de civilizaciones antiguas.

Así, estos dibujos nos han permitido comprender un poco más la vida de nuestros antepasados y, desde los arcaicos dibujos encontrados en cuevas, hasta los complejos jeroglíficos de las pirámides egipcias, representan una línea del tiempo de la evolución de la forma de comunicarse y del desarrollo del lenguaje de la especie humana.

¿Evidencia de una maldición? Momias vírgenes del imperio Inca encontradas en Chile vestían ropas tóxicas

En este sentido, recientemente, un equipo de científicos ha encontrado lo que pudiese ser el primer dibujo conocido realizado por un ser humano.

Descubren el dibujo más antiguo de la historia

En una cueva llamada Blombos, un sitio arqueológico en la costa sudafricana, a unos 300 kilómetros al este de la Ciudad del Cabo, un equipo de arqueólogos descubrió un trozo de roca de unos 3,8 centímetros de largo, donde se encuentra el primer dibujo hecho por la especie humana.

La localización de este registro arqueológico no sorprendió a los científicos, puesto que esta cueva es famosa por la presencia de una gran variedad de artefactos cuyo origen se remonta a la Edad de Piedra, tal como cuentas de concha y herramientas de piedra que fueron dejadas por la especie humana hace unos 100.000 a 70.000 años.

En este sentido, en el trozo de piedra se puede observar una serie de líneas entrecruzadas, similares al signo numeral (#), realizados con una especie de crayón rojo.

Particularmente, el dibujo en cuestión, que data de hace unos 73.000 años, se trata de una composición de 6 líneas paralelas que se encuentran cruzadas por tres líneas ligeramente curvas.

Aunque no se tiene claridad respecto al significado de este garabato, los investigadores sostienen que es similar a otros diseños encontrados en otros sitios arqueológicos de Sudáfrica, Australia y Francia.

En un trozo de ocre encontrado en la misma cueva, se pueden observar tallados similares al dibujo.

El dibujo pudiese formar parte de un pictograma más grande

A ciencia cierta, el descubrimiento de esta piedra se hizo en 2015, cuando Luca Pollarolo, asistente técnico en Antropología y Arqueología Africana de la Universidad de Ginebra, se encontraba examinando muestras de sedimento provenientes de la cueva en cuestión.

Así, el trozo de piedra estaba cubierto de tierra y ceniza, pero tras un lavado fue posible observar las líneas rojas.

Entonces, los investigadores hicieron pruebas a fin de determinar si este dibujo era el resultado de algún proceso natural o si, por el contrario, era obra del Homo Sapiens.

De esta manera, se descubrió que el artista original, en primer lugar alisó la piedra y, posteriormente usó un lápiz de arcilla, de color ocre con una punta de entre 1 y 3 milímetros para realizar el dibujo.

Adicionalmente, los investigadores creen que este dibujo forma parte de un pictograma de mayor tamaño, dada la terminación repentina de las líneas observadas.

Sin embargo, para el momento, no se han encontrado trozos de piedra similares en la cueva que pudiesen dar cuenta de esto.

¿Qué implicaciones tiene este descubrimiento?

La cueva Blombos, en Sudáfrica, es una rica fuente de registros arqueológicos.

De acuerdo a los investigadores, las personas que realizaron este dibujo eran cazadores y recolectores que mostraban maestría a la hora de conseguir sus alimentos, por lo que les sobraba el tiempo para dedicarse a otras tareas como hacer joyas y realizar dibujos como el encontrado.

En torno a esto, todo parece indicar que este dibujo representa una evidencia del desarrollo de la capacidad humana de producir signos.

Por tanto, los investigadores concluyen que el dibujo es una representación del desarrollo humano del comportamiento simbólico, lo que se corresponde con una evidencia del refinamiento intelectual de nuestros antepasados.

Referencia: An abstract drawing from the 73,000-year-old levels at Blombos Cave, South Africa, (2018). https://doi.org/10.1038/s41586-018-0514-3

Más en TekCrispy