Apple tomó un rumbo distinto al que seguía desde el lanzamiento del iPhone 6 cuando el año pasado sorprendió a todos con la edición del décimo aniversario de su dispositivo insignia, el iPhone X. Este móvil marcó la nueva ruta para la compañía de Cupertino en términos de diseño y de la incorporación de la tecnología de reconocimiento facial FaceID, entre otros elementos.

Ahora, después de varios meses de rumores y especulaciones en relación a estos móviles, Apple finalmente ha presentado el iPhone XS y el iPhone XS Max, dispositivos que han llegado como los más altos emblemas del catálogo de Apple, y cuya estructura se alimenta del modelo lanzado el año pasado. Si el iPhone X revolucionó todo lo que conocíamos sobre móviles inteligentes de Apple, el anuncio de hoy hace honor a la evolución natural de esta tecnología.

Luego de que los nombres de los nuevos iPhone se conocieron minutos antes del evento de Apple, la compañía finalmente anunció el iPhone XS de 5,8 pulgadas, el iPhone XS Max de 6,5 pulgadas, y un tercer iPhone, llamado XR, con el que la compañía espera llegar al máximo de usuarios debido a que se trata de un smartphone más barato, tal y como habíamos conocido en recientes filtraciones.

A nivel estético, tanto el iPhone XS como el XS Max mantienen la misma identidad del iPhone X de 2017, sin embargo, incluyen una serie de ajustes y componentes internos que los diferencian del anterior smartphone emblema de Apple. En el caso del iPhone XS, al representar la primera parte de la secuela del iPhone X, conserva características como el marco de acero inoxidable y la pantalla de 5,8 pulgadas, además de la cámara delantera con tecnología FaceID dentro de la popular ‘muesca’.

Sin embargo, el dispositivo llega con un nuevo color para los marcos: el dorado. Esta nueva versión incluye una mejor protección de vidrio de pantalla y resistencia al agua, algo que no extraña si tenemos en cuenta la compatibilidad con HDR10 y Dolby Vision que tiene el iPhone XS.

Confirmando una filtración que vio luz a principios de este mes, Apple anunció una versión de mayor tamaño del iPhone XS cuyo nombre es iPhone XS Max. En este sentido, mientras que el modelo XS cuenta con una pantalla OLED de 5,8 pulgadas, manteniendo la esencia de iPhones anteriores, Apple ha decidido ampliar esta característica a 6,5 pulgadas.

Evidentemente, al tratarse de una pantalla de mayor tamaño y con tecnología OLED, requiere de más píxeles por pulgadas que otros modelos, lo que a su vez se traduce en una resolución más alta que los anteriores iPhone Plus. Una de las buenas noticias para los usuarios es la posibilidad de obtener dos paneles al orientar el iPhone XS Max de forma horizontal, una característica que estaba presente en los iPhone de 5,5 pulgadas, pero que fue omitida cuando llegó el iPhone X.

La resolución del iPhone XS es de 2436×1125 píxeles, mientras que la del XS Max es de 2688×1242 píxeles, que según el anuncio, es la más alta que se ha visto en un iPhone. Por su parte, la compañía aseguró que el campo de sonido estéreo de ambos móviles es mucho más amplio que en versiones anteriores.

La segunda generación de FaceID promete ser mucho más rápida que la del iPhone X, gracias a algoritmos optimizados que fueron incorporados al sistema. En el caso de la cámara frontal, esta cuenta con mayor rapidez en el sensor y una velocidad de f/2.2, y las cámaras traseras del iPhone XS cuentan con tecnología de realidad aumentada y soporte para entornos con poca iluminación a 60 fps.

El chip que impulsa ambos dispositivos es el A12 de Apple, que representa el primer procesador de 7 nanómetros que actualmente está disponible en el mercado, y que dispone de 6,9 millones de transistores. En este sentido, se trata de un chip de 6 núcleos y dos núcleos de rendimiento que además de optimizar la potencia, permiten hasta un 50 por ciento de ahorro de energía con respecto al chip A11 Bionic.

Asimismo, la compañía afirmó que este componente de hardware cuenta con una capacidad de procesamiento de hasta 5 billones de operaciones cada segundo, que comparado con los 600 mil del año pasado, es posible afirmar que Apple ha desbloqueado las limitaciones de aprendizaje automático para sus iPhones.

Con respecto a la batería, Apple anunció una duración hasta 30 minutos mayor que el iPhone X para su modelo XS, y hasta 90 minutos de mayor duración para el modelo XS Max, cuya batería es la más grande utilizada por un iPhone hasta la fecha. Además, estos modelos llegan con soporte para doble SIM, Bluetooth 5.0 y Gigabit-class LTE.

Tanto el iPhone XS como el iPhone XS Max estarán disponibles en tres versiones con respecto a su almacenamiento: 64 GB, 256 GB y 512 GB. El iPhone XS tendrá un costo de US$ 999 y el iPhone XS Max tendrá un valor de US$ 1,099. Ambos salen en preventa el próximo 14 de septiembre y finalmente llegarán a las tiendas el 21 de septiembre.

Más en TekCrispy