El juez federal Raymond Dearie ha dictaminado que las leyes bursátiles de Estados Unidos pueden cubrir una oferta inicial de monedas (ICO, por sus siglas en ingles). Lo que significa que aquellos que quieran estafar usando esta herramienta pueden ser condenados por fraude bursátil.

Esto ha sido una victoria legal para el gobierno de los Estados Unidos en su esfuerzo por regular miles de millones de dólares en ofertas de cibermonedas.

El fallo se produjo en una causa penal contra Maksim Zaslavskiy, acusado de promover monedas digitales respaldado por inversiones en bienes raíces y diamantes que, según los fiscales, no existían.

La defensa argumentó que no se trataba de un título de valor, pero el juez ha rechazado esa afirmación, diciendo que este caso puede ajustarse a las leyes bursátiles.

Según el propio juez Dearie “Despojado de la jerga del siglo 21, incluida la caracterización del acusado de la oportunidad de inversión ofrecida, la acusación impugnada denuncia una estafa sencilla, con las características comunes de muchos fraudes financieros “.

El año pasado el 80% de las ICOs fueron fraudes, y en lo que va de año las ICOs han recaudado cerca de 18mil millones de dólares. Esto ha sonado las alarmas los entes reguladores gubernamentales.

El acusado Maksim Zaslavskiy, que se describía así mismo como un experimentado líder de bienes raíces y filántropo, ofrecía “Una innovación en el mercado de criptomonedas: La primera criptomoneda respaldada por inmuebles” y que “Permitirá a los inversores de todo el mundo convertir sus ahorros en una criptomoneda estable a prueba de inflación.”

Sin embargo, los inversionistas de Zaslavskiy nunca recibieron ningún recurso digital, ni compraron ningún inmueble, ni vendieron más de 2,8 millones de tokens como afirmaba la publicidad de la ICO del acusado.  “No había blockchain, no había bienes raíces, no había diamantes”, dijo el juez Dearie.