Más allá de las diversas matrices de opinión políticas que giran en torno a las razones por las cuales Rusia interfirió en las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU, lo cierto es que la cobertura de los principales medios de comunicación se ha centrado en ofrecer evidencia de que, en efecto, hackers financiados por el Kremlin incurrieron en estos actos.

Como es de esperarse en estos casos, las pruebas más ‘contundentes’ de dichos ataques han llegado de parte de informes realizados por instituciones o compañías estadounidenses, mientras el Kremlin asegura que se trata de una guerra mediática en contra de Rusia.

Lejos de las disputas políticas, los usuarios de las plataformas de Internet han sido los más perjudicados, ya que han sido expuestos a una abrumadora ola desinformativa y han sufrido ataques a su privacidad a partir de redes sociales como Facebook, una compañía que últimamente es más conocida por usar los datos privados de sus usuarios con fines comerciales que por ser el ‘gigante de las redes sociales’.

Hasta ahora, toda esta novela política y conspirativa ha dejado un par de cosas claras:

  • Los ataques informáticos de Rusia contra EE.UU buscaban influir negativamente en la campaña de Hillary Clinton, candidata por el Partido Demócrata a la presidencia en 2016.
  • Las noticias falsas contra Clinton, promovidas desde redes sociales como Twitter y Facebook, influyeron en favor de Donald Trump.

Ahora, Trump ha concedido una entrevista al medio conservador The Daily Caller, donde ha asegurado todo lo contrario a estas conclusiones: Facebook y Google intervinieron en las elecciones presidenciales de 2016 en favor de Clinton. Además, acusó a las compañías tecnológicas de interferir en las próximas elecciones de mitad de período de este año en favor de los Demócratas. En este sentido, reveló:

Tal vez hice un mejor trabajo porque soy bueno con Twitter y soy bueno en las redes sociales, pero la verdad es que todos estaban del lado de Hillary Clinton, y si miras lo que estaba sucediendo con Facebook y con Google y todo eso, estuvieron muy de su lado.

Además, el mandatario advirtió a las compañías tecnológicas que no sigan promoviendo prejuicios contra los conservadores. La semana pasada, Trump acusó a Google de manipular los resultados de búsqueda políticamente, promoviendo el odio en su contra y la desinformación, una afirmación que inmediatamente fue negada por Google.

Más en TekCrispy