Recientemente se ha hablado mucho sobre los probióticos, destacando sus supuestos beneficios en torno a la salud de los seres humanos.

De esta manera, en la actualidad, podemos observar una gran oferta de suplementos nutricionales ricos en probióticos e, incluso, productos alimenticios enriquecidos con estos.

Sin embargo, hasta el momento, son pocas las investigaciones científicas que, realmente, hayan comprobado estas supuestas ventajas de incluir dentro de la dieta alimentos y suplementos ricos en probióticos.

¿Qué son los probióticos?

Así se ven los Lactobacillus, uno de los microorganismos más importantes para nuestro organismo.

Cuando se habla de bacterias, las personas suelen adoptar una posición negativa, puesto que, en la mayoría de los casos, estos microorganismos son la causa de peligrosas infecciones que afectan nuestra salud o hasta pueden ocasionar la muerte.

Sin embargo, la verdad es que nuestro organismo está completamente lleno de bacterias beneficiosas, tanto en la piel como en el interior de nuestros órganos.

De esta manera, tenemos colonias de bacterias, llamadas microbiomas que cumplen diversas funciones, tales como ayudarnos a digerir mejor los alimentos y proteger el organismo de agentes patógenos.

En este sentido, bacterias tales como el Lactobacillus y la Bifidobacteria, comunes en alimentos fermentados como el yogur, favorecen un buen tránsito intestinal, además de protegernos de peligrosas infecciones.

De este supuesto nace la idea de los probióticos, representados por alimentos y suplementos que supuestamente fortalecen las bacterias sanas para el organismo.

A partir de esto, ha aumentado significativamente la oferta de ellos, tanto en farmacias como en supermercados, donde se pueden encontrar diversos productos, desde suplementos hasta alimentos, ricos en probióticos.

Sin embargo, es de hacer notar que estos suplementos de venta libre, por lo general, no han sido probados tal como se hace con cualquier medicamento, por lo que carecen de la aprobación de las instituciones encargadas de regular la producción y comercialización de productos de este tipo.

Se ponen a prueba los efectos de los probióticos

A fin de investigar esto, un equipo de científicos, liderados por Giovanni Widmer, Biólogo Molecular de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Tufts, decidió poner a prueba el efecto de los probióticos sobre el microbioma intestinal.

En particular, los investigadores deseaban encontrar nuevos tratamientos para la Criptosporidiosis, una enfermedad causante de cuadros diarreicos en niños, producida por un parásito llamado Cryptosporidium Parvum.

Para ello, se le administró Lactobacillus Reuteri, un suplemento probiótico disponible en el mercado, a un grupo de ratones infectados con el parásito en cuestión, a fin de determinar si este medicamento cambiaba el microbioma intestinal hasta recuperar el estado de salud.

No obstante, tras la administración del probiótico, se observó que el parásito se hizo más fuerte, puesto que se encontraron más parásitos en los ratones que consumieron el medicamento que en los que no lo habían ingerido.

De esta manera, los investigadores concluyen que, contrario a lo que se pensaba en un principio, el efecto del probiótico fue fortalecer el parásito, en lugar de restablecer el microbioma intestinal para destruirlo, haciendo daño, en lugar de beneficiar al organismo.

Por tanto, queda clara la necesidad de comprobar sistemáticamente el efecto que estos probióticos de venta libre pueden estar teniendo sobre el funcionamiento del organismo de las personas que los consumen.

En este sentido, es importante que los probióticos sean evaluados tal como se hace con cualquier medicamento que se comercializa; dados los efectos que pueden llegar a tener sobre nuestro organismo, es necesario comprobar que realmente sean beneficiosos antes de que estén disponibles en el mercado.

Finalmente, los investigadores se han propuesto encontrar los mecanismos subyacentes que puedan explicar estos efectos observados del probiótico sobre el parásito estudiado, de forma que sea posible desarrollar mejores tratamientos.

Referencia: Probiotic product enhances susceptibility of mice to cryptosporidiosis, (2018). https://www.doi.org/10.1128/AEM.01408-18

Más en TekCrispy