Esta mañana, los ejecutivos de Facebook y Twitter comparecieron ante el Comité de Inteligencia del Senado de EE.UU, a razón de sus esfuerzos para combatir la interferencia extranjera en la política estadounidense a través de sus plataformas.

Jack Dorsey, CEO de Twitter, y la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, testificaron ante los miembros del Comité. Google, la tercera compañía citada para declarar, no envió a ninguno de sus altos ejecutivos, lo que generó diversas reacciones negativas entre los senadores, como la del representante republicano por Florida, Marco Rubio, quien aseguró que el gigante tecnológico era demasiado “arrogante” para enviar a su máximo directivo.

Tom Cotton, senador republicano, también se atrevió a especular sobre la ausencia de los altos ejecutivos de Google en la audiencia, afirmando que probablemente no querían responder las interrogantes sobre los informes recientes que afirman que la compañía está creando un motor de búsqueda para cumplir con las peticiones de censura del Gobierno de China, o acerca de la decisión de los de Mountain View de no renovar el contrato con el Pentágono para el desarrollo de Inteligencia Artificial (IA).

En el caso de Facebook, Sandberg coincidió con lo que ya había dicho el CEO de la compañía, Mark Zuckerberg, hace algunos meses, cuando reconoció las fallas de Facebook al detectar los esfuerzos de Rusia por interferir en las elecciones de 2016. Asimismo, la ejecutiva afirmó que la red social estaba desplegando nuevas herramientas tecnológicas y equipo humano para combatir el problema.

Por su parte, Dorsey aseguró que no está orgulloso de cómo su plataforma ha sido utilizada para distraer y dividir a los ciudadanos de EE.UU, y que Twitter se vio ‘sin preparación’ ante la inmensidad de inconvenientes que fueron reconocidos luego del ‘ejército de trolls’, las noticias falsas promovidas por bots y las campañas desinformativas que eliminaron todo rastro de salubridad en la plataforma.

Pese a ello, el ejecutivo reconoció los esfuerzos de la compañía para identificar la manipulación en Twitter, y comentó sobre el progreso de la red social en torno a la transparencia al momento de vender anuncios y hacia dónde son enfocados.

En su cuenta de Twitter, Dorsey compartió posteriormente parte de su declaración ante el Comité, revelando que su equipo ha eliminado hasta un 200 por ciento más de cuentas que violan las políticas de la empresa.

Luego de declarar ante el Comité de Inteligencia del Senado, Dorsey se dirigió hacia otro comité de la Cámara de Representantes, donde respondió a las acusaciones sobre el hecho de que su red social está parcializada en contra de los conservadores, negando que Twitter algún tipo de ideología política para tomar decisiones difíciles como la eliminación o bloqueo de cuentas.

Facebook y Twitter, entre otras redes sociales, han tenido que enfrentarse durante los últimos años a un intenso escrutinio por parte de los reguladores de EE.UU por la abrumadora cantidad de noticias falsas y contenido conspirativo que se promueve mediante sus plataformas. Ambas compañías han intentado poner límites a este patrón de conducta engañosa, con medidas que aparentemente apuntan a preservar la integridad de sus usuarios.

Por su parte, los expertos en leyes y políticos estadounidenses de diversas corrientes políticas, mantienen las preocupaciones sobre el uso de las redes sociales para promover contenido que afecte la política del país norteamericano, por ello han recurrido recientemente a más medidas de monitoreo e interrogatorios que apuntan a una posible regulación dirigida a estas plataformas.

Prueba de ello fue la intervención de Richard Burr, senador republicano de Carolina del Norte y presidente del Comité, quien pese a elogiar los esfuerzos de Facebook y Twitter para combatir la interferencia extranjera en la política estadounidense desde sus redes sociales, considera que no se ha hecho lo suficiente, e incluso sugirió que no se está avanzando en la dirección correcta.

De hecho, Burr dijo que si la respuesta a todos los problemas es una regulación para las redes sociales, sin duda alguna el Senado debatirá sobre ello con la cooperación del Gobierno.

Más en TekCrispy