Dormir poco o dormir mal, tiene consecuencias sumamente negativas para nuestro organismo; a nivel más inmediato, el día siguiente a una mala noche de sueño podemos ser víctimas de somnolencia diurna excesiva, dolor de cabeza y cambios repentinos de humor.

Por su parte, a largo plazo, los problemas para dormir pueden desencadenar problemas metabólicos, ansiedad, depresión, irritabilidad y, cuando esto se cronifica, aumentan en un 40% las probabilidades de padecer algún trastorno psiquiátrico.

Esta es una situación preocupante, especialmente teniendo en cuenta que nuestros estilos de vida actuales se caracterizan por una alta exposición a estímulos y actividades que poco a poco han hecho mella en nuestros hábitos de sueño.

En esta misma línea de pensamientos, de acuerdo a una investigación reciente, una sola noche de mal dormir, tiene el potencial de afectar la capacidad del hígado de producir glucosa y procesar la insulina, aumentando el riesgo de padecer enfermedades tales como esteatosis hepática, también conocida como hígado graso, y diabetes tipo 2.

La falta de sueño afecta el metabolismo

Es bien sabido que el sueño es una de las necesidades fisiológicas de mayor importancia para garantizar el bienestar, tanto físico como psíquico. En este sentido, los efectos de la falta de sueño o del mal dormir han sido ampliamente estudiados.

Así, la privación del sueño se relaciona al aumento del apetito y a la disminución de la actividad física, lo que aumenta las probabilidades de padecer diabetes tipo 2.

No obstante, para el momento, no quedaba claro si este problema metabólico se debía a los cambios en los patrones de alimentación, al sedentarismo o a la falta de sueño directamente.

Entonces, a fin de investigar el fenómeno, un equipo de científicos adscritos a la Facultad de Medicina de la Universidad Toho, en Japón, diseñaron un experimento en el que se estudió el metabolismo de ratones de laboratorio en condiciones de sueño normal y cuando ocurre un estado de privación del sueño.

Específicamente, se conformaron dos grupos de sujetos; los ratones pertenecientes al grupo experimental fueron obligados a mantenerse despiertos durante 6 horas todas las noches, mientras que los ratones del grupo control podían dormir cuando lo deseasen.

Posteriormente, los investigadores surtieron a los ratones de alimentos ricos en grasa, además de agua azucarada, sin ningún tipo de límites, con el objetivo de imitar los patrones alimenticios característicos del estilo de vida convencional de las personas.

Adicionalmente, los ratones tenían  la posibilidad de ejercitarse de forma limitada.

Luego de exponer a los sujetos a estas condiciones, los científicos evaluaron sus niveles de glucosa en sangre, además del contenido de grasa que se había depositado en sus hígados.

De esta manera, se observó que los valores de la glucosa en sangre de los ratones que habían sido privados del sueño eran considerablemente más altos que los del grupo control, luego de una sola noche en la que se mantuvieron despiertos por 6 horas.

Asimismo, los niveles de grasa, evaluados en función de los triglicéridos, se vieron incrementados luego de esto, así como también la producción de glucosa en el hígado.

Al respecto, los investigadores explican que el aumento de los triglicéridos a nivel hepático está relacionado con la resistencia a la insulina y con la incapacidad del organismo para procesar esta enzima de forma adecuada.

Por tanto, teniendo en cuenta los resultados, los científicos concluyen que la privación del sueño en sí misma, por más ínfima que pueda parecer, cambia la expresión de las enzimas metabólicas, lo que se traduce en un aumento de las probabilidades de padecer trastornos del metabolismo como diabetes tipo 2.

Finalmente, recomiendan ampliar la línea de investigación a fin de comprender el fenómeno con mayor profundidad y desarrollar tratamientos que permitan evitar estas peligrosas consecuencias del mal dormir.

Referencia: Mechanisms of sleep deprivation-induced hepatic steatosis and insulin resistance in mice, (2018). https://doi.org/10.1152/ajpendo.00072.2018

Más en TekCrispy