Los días de ver fotografías o videos grabados por aficionados en los estadios deportivos podrían llegar a su fin con la reforma de ley sobre derechos de autor que la Unión Europea busca aprobar, ampliamente criticada por poner en peligro la libertad del internet.

Un nuevo artículo –que ha sido añadido a la reforma sin consulta previa–estipula que solo “los organizadores de un evento deportivo tendrá el derecho de hacerlo disponible (publicar, compartir, presentar), reproducirlo o grabarlo”.

Dicho artículo podría bloquear grabaciones o transmisiones de aficionados desde el estadio, así como memes e imágenes de los partidos. De acuerdo con un artículo publicado por The Guardian, algunos de los artículos de la reforma obligarían a Google y a Microsoft a instalar filtros en sus plataformas para detectar este tipo de actividades.

Lo que ocurre en el estadio se queda en el estadio

Absolutamente todo lo que ocurre dentro del estadio podría quedar absolutamente bloqueado para internet, desde los partidos, pasando por las celebraciones de los jugadores, hasta las coreografías de las barras de fanáticos.

De hecho, la legislación podría afectar hasta la industria de la música, dado que en los estadios no solamente ocurren eventos deportivos, sino también eventos como conciertos. También habría que preguntarse hasta qué punto esto es seguro, pues quién podría transmitir en caso de que ocurra algún ataque.

Europeos podrían pagar 40 dólares más por sus nuevos móviles gracias a las nuevas medidas de Google

Una amenaza a la libertad de expresión

Algunos expertos consideran que la reforma representa una amenaza para la libertad de expresión al “restringir a los usuarios de internet para compartir contenido”, como resaltan en The Guardian.

Un grupo de personalidades del internet como  Tim Berners-Lee, creador de la World Wide Web, publicó una carta abierta en la que advierten que la reforma podría representar “un paso sin precedentes hacia la transformación del internet de una plataforma abierta para compartir e innovar a una herramienta para la vigilancia automática y control de sus usuarios”.

La reforma se votará el 12 de septiembre en el Parlamento Europeo y los expertos que firman la carta abierta agregan que “el daño que esto puede causar al internet libre y abierto tal como lo conocemos es difícil de predecir, pero en nuestras opiniones, podría ser sustancial”.

Más en TekCrispy