Se considera que un nacimiento es prematuro cuando ocurre antes de que se cumplan las 37 semanas de embarazo; lamentablemente, esta es una situación tan frecuente que se considera como un problema de salud pública a nivel mundial.

Asimismo, los nacimientos prematuros pueden implicar consecuencias negativas tales como trastornos neurodegenerativos, parálisis cerebral, trastornos del aprendizaje, problemas de conducta, entre otros.

En la misma línea, el nacimiento prematuro es la causa principal de muerte entre niños menores a los cinco años a nivel mundial.

La buena noticia es que recientemente, un equipo de científicos ha identificado un gen que juega un importante rol a la hora de determinar el momento en el que las embarazadas iniciarán el trabajo de parto, lo que puede significar el desarrollo de medidas preventivas para evitar el nacimiento prematuro.

El gen está asociado al parto prematuro

En la actualidad, no existen estrategias de tratamiento que permitan evitar que las mujeres inicien el trabajo de parto antes de tiempo.

No obstante, los investigadores demostraron que un gen, denominado Nodal, influye en el inicio de las contracciones de las parturientas, lo que representa una esperanza para evitar los nacimientos prematuros.

El descubrimiento estuvo a cargo de Daniel Dufort, un Profesor asociado del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad McGill, quien, junto a un equipo de investigadores, analizó los datos recopilados entre 1999 y 2004 de un grupo de 613 mujeres que dieron a luz en cuatro hospitales del área metropolitana de Montreal, en Canadá.

En particular, de estas 613 mujeres, 424 habían dado a luz en los tiempos correspondientes, mientras que 189 de ellas tuvieron un parto prematuro.

Así, a partir de estos datos se analizó la relación entre el gen Nodal y el nacimiento pretérmino, junto a dos factores de riesgo asociados al nacimiento prematuro, a saber, la vaginosis bacteriana y la inflamación de la placenta.

De esta manera, se encontró que las mujeres que padecían de inflamación en la placenta o vaginosis bacteriana y, además, presentaban ciertas variaciones en el gen Nodal, tenían mayores probabilidades de dar a luz antes de la fecha recomendada.

La supresión del gen Nodal induce el trabajo de parto antes de tiempo

Posteriormente, estos hallazgos fueron validados en el laboratorio, para lo que los investigadores suprimieron la expresión del gen Nodal en un grupo de ratones hembra embarazadas, tras lo que se observó que luego de esto, el parto se adelantaba dos días.

Al respecto, los investigadores explican que, gracias a este gen, el sistema inmunitario, durante el embarazo, se mantiene en un estado antiinflamatorio; sin embargo, antes del inicio del trabajo de parto, las condiciones cambian y se emiten señales proinflamatorias.

Específicamente, es el gen Nodal el responsable de mantener el organismo en un estado antiinflamatorio, evitando que las células inmunitarias secreten moléculas inflamatorias.

En ausencia de este gen, o al haber alteraciones del mismo, el entorno uterino cambia de forma precipitada, volviéndose proinflamatorio, por lo que empieza el trabajo de parto.

Finalmente, los investigadores esperan continuar investigando el fenómeno, con el objetivo de identificar los mecanismos genéticos asociados a este gen que influye sobre el parto prematuro, con miras a desarrollar estrategias que permitan darle solución a tan importante problema.

Referencia: Evidence of a gene–environment interaction of NODAL variants and inflammation in preterm birth. https://doi.org/10.1038/s41372-018-0073-3

Más en TekCrispy