Rusia y Estados Unidos han bloqueado la negociación para elaborar una guía legal que regule el uso de armas autónomas o robots asesinos, como también se les conoce. Al bloqueo también se unieron Australia, Corea del Sur e Israel, con el argumento de revisar los beneficios y ventajas de estos dispositivos.

Naciones como Estados Unidos defienden el uso de las Lethal Autonomous Weapons (LAWs) o Armas Letales Autónomas pues consideran que representa un menor costo en gastos de artillería, además y que los soldados pueden estar más protegidos.

Sin embargo, el debate sobre este tipo de máquinas ha existido desde hace mucho, y específicamente ha estado en la agenda de las Naciones Unidas desde 2013 con apoyo de organizaciones civiles como Stop Killer Robots, con un discurso en contra de las LAWs sobre la que mencionan una serie de “preocupaciones éticas, legales, morales, políticas y técnicas”.

Los detractores de las armas autónomas traen a colación que estas máquinas facilitan la difícil decisión de ir a la guerra, pues disminuye el peso emocional de enviar soldados y por ende, tener pérdidas humanas. Además, cuestionan la delgada línea moral entre la responsabilidad humana sobre la máquina.

Templo en Beijing utiliza monje robot para impartir enseñanzas budistas

Precisamente, entre los diez “posibles parámetros de guía” sobre las Armas Letales Autónomas, el segundo estipula que:

“La responsabilidad humana por las decisiones sobre el uso de sistemas de armas debería conservarse, dado que la rendición de cuentas no puede transferirse a las máquinas”.

En 2017, un grupo de 116 expertos en ciencia encabezados por Elon Musk presentó una carta a las Naciones Unidas en la que se advertía sobre las amenazas de este tipo de armas y que además solicitaba la prohibición de armas autónomas.

En la carta se referían a las armas automatizadas como “armas de terror” que podían ser utilizadas por “déspotas y terroristas” contra personas inocentes y advertían que “una vez que la caja de Pandora se haya abierto, será difícil de cerrar”.

De momento, las negociaciones se han puesto en pausa y se estima que se retomen en noviembre.

Más en TekCrispy