¿Niños usando sus móviles en las escuelas? Eso es algo que debería formar parte del pasado luego de que Francia emitiera una prohibición nacional del uso de estos dispositivos en las instituciones educativas para menores de 15 años.

Se trata de una promesa de campaña hecha por el presidente del país, Emmanuel Macron, que fue aprobada por primera vez como ley el pasado mes de julio, y donde también se prohíbe el uso de tabletas y smartwatches en las escuelas primarias y secundarias. En el caso de las escuelas o institutos que incluyan en su matrícula estudiantil a jóvenes entre 15 y 18 años, tendrán la potestad de prohibir total o parcialmente los dispositivos electrónicos, sin embargo, no será obligatorio.

Quienes propusieron esta ley, cuyo debate ha sido acalorado en el país, aseguran que la prohibición apunta a reducir el nivel de distracción en las aulas de clases, al tiempo que lucha contra el bullying, reduce el uso de las ‘nocivas’ redes sociales, y permite que los niños tengan una interacción social mucho más sala durante el período del recreo.

Uno de los principales promotores de esta ley fue el Ministro de Educación de Francia, Jean-Michel Blanquer, quien aseguró que ahora más que nunca, esta ley representa el verdadero propósito de Francia en el siglo XXI, ya que contribuirá a mejorar la disciplina de los más de 12 millones de alumnos que volverán a las aulas de clases luego de estas vacaciones de verano.

Asimismo, Blanquer aseguró que el hecho de que Francia sea un país abierto con las nuevas tecnologías, no quiere decir que tenga que adaptarse a la totalidad de sus usos. Informes de escuelas donde ya se ha implementado la nueva normativa, revelan que muchos estudiantes la han incumplido, lo que revela una dificultad de adaptación por parte de las instituciones, sobre todo en una época donde la adopción de los smartphones es total y masiva.

Más en TekCrispy