Samsung Galaxy Tab S3 Oficial Con S Pen

Actualmente, el método de almacenamiento de criptomonedas más seguro para los usuarios son las carteras de hardware, mejor conocidas como carteras frías, sin embargo, la confiabilidad de estos dispositivos siempre dependerá de su diseño, pues son conocidas ciertas vulnerabilidades en este tipo de carteras que pueden comprometer los fondos de los usuarios.

Esta situación refuerza la necesidad de contar con una alternativa a este tipo de almacenamiento, sin embargo, nunca hubiésemos pensado que una muestra de ADN en un tubo de ensayo pudiera servir para guardar este tipo de datos, hasta ahora.

En concreto, una startup llamada Carverr ha desarrollado un sistema que utiliza ADN sintético como método para almacenar una gran variedad de datos de documentos, imágenes y sistemas operativos. Aunque parezca algo descabellado, este sistema podría convertirse en una opción legítima mientras los desarrolladores siguen encontrando formas de almacenar nuestro creciente catálogo de datos.

El CEO y cofundador de Carverr, Vishaal Bhuyan, admitió a CNET que este sistema suena descabellado, pero considera que se trata de una nueva herramienta de encriptación, que al menos se mantendrá por más tiempo y podría resultar más segura que almacenar en un disco duro las credenciales de tu cuenta. De hecho, Bhuyan asegura que su starrup no es la única enfocada en este tipo de producto.

De momento, el servicio de Carverr cuenta con 28 clientes que pagan la suma de US$ 1,000 para almacenar sus datos a través de este método de ADN, lo que quiere decir que no es un servicio para todos. Bhuyan aseguró además que su startup mantiene conversaciones para llevar su servicio a bancos y grandes empresas del ecosistema de las criptomonedas.

Pero, ¿Cómo almacenar un archivo a través de ADN sintético? Pues bien, el proceso es bastante simple. Cuando los datos se dividen en formato básico binario, se convierten en un montón de ceros (0) y unos (1). Por su parte, el lenguaje del ADN se compone de las letras A, T, C y G, que a su vez son las abreviaturas para los nucleótidos que dan forma a los escalones de la cadena de ADN.

Traducir del sistema binario al lenguaje de ADN depende de un sistema de conversión, y posteriormente se genera la muestra de ADN sintético y se dispone en el fondo de un micro-tubo de plástico, en ocasiones suspendido en una gota de líquido, y posteriormente puede ser leído por una máquina de laboratorio especial para ello.

La muestra de ADN con la contraseña es almacenada luego para ser recuperada en el futuro, tal y como si estuvieses guardando una muestra en el refrigerador. Carverr promete que su sistema es impenetrable y está protegido contra accesos no autorizados, ya que además del proceso inicial de conversión de datos a ADN sintético, el sistema encripta los datos de conversión binaria.

A pesar de que la tecnología es nueva, su adopción masiva hará que el coste disminuya, lo que pudiera generar que se convierta en una alternativa atractiva para la mayoría de los usuarios, sobre todo en un sector tan propenso a ataques informáticos como el de las criptomonedas.