Hace apenas un par de años, hablar de dispositivos con pantallas ‘flexibles’ era una locura ante la mayoría de las personas, sin embargo, el 2018 ha traído consigo innovaciones en este sector que han prometido llevar esta tecnología a los móviles del futuro.

Compañías como Samsung y LG ya están en este camino, prometiendo lanzar smartphones y dispositivos con pantallas plegables de gran tamaño, y desde el año pasado algunas instituciones de investigación universitaria, como la Universidad de Columbia en Canadá, han mostrado sus intenciones de fabricar pantallas táctiles plegables.

Ahora, imagina que, además de contar con pantallas flexibles, los dispositivos del futuro puedan moverse y rodar en una oficina o casa. Eso es lo que plantea el más reciente hallazgo de los científicos del laboratorio de medios humanos de la Universidad de Queens, quienes han presentado MagicScroll, una tableta con pantalla táctil y flexible que puede moverse en el suelo o rodar sobre una mesa con facilidad.

Según el anuncio oficial, el dispositivo cuenta con una pantalla flexible de alta resolución  2K de 7,5 pulgadas, capaz de enrollarse e incluso desenrollarse alrededor de un cuerpo en forma de cilindro impreso en 3D, el cual integra el funcionamiento interno del dispositivo a nivel informático.

El hecho de que la tableta se pueda mover es debido a dos ruedas giratorias que se ubican en cada extremo del cilindro. En el caso de que un usuario necesite tener el dispositivo más cerca para acceder a determinada información, la tableta puede desenrollarse completamente y convertirse en un dispositivo más grande.

Según los investigadores, el cuerpo cilíndrico de MagicScroll es tan liviano que puede caber en el bolsillo cuando se enrolla e incluso funcionar como un smartphone. El Dr. Roel Vertegaal, autor principal del dispositivo, afirma que el diseño estuvo inspirado en los pergaminos antiguos cuya forma ofrece una experiencia más natural y sin interrupción de visualización en términos de tiempo.

Vertegaal asegura que la meta de su equipo es hacer que MagicScroll pueda enrollarse hasta convertirse en un objeto tan pequeño como un bolígrafo, de forma que el usuario pueda llevarlo en el bolsillo de la camisa. El científico asegura que su propósito con este producto es demostrar que no todas las pantallas deben ser planas, y que cualquier cosa puede ser una pantalla.

Más en TekCrispy