Un equipo de investigadores de la Universidad de Exeter en Reino Unido, acaba de informar sobre los resultados del mayor estudio en la historia sobre la relación entre los accidentes cerebrovasculares (ACV) y el riesgo de desarrollar demencia.

Si bien en estudios previos se ha demostrado una vinculación entre los ACV y la demencia, aún no sido posible cuantificar el aumento porcentual del riesgo. Pero los resultados de este metanálisis muestran que los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular experimentan un riesgo dos veces mayor de desarrollar demencia en etapas posteriores de la vida.

Así es como el estrés pasó a convertirse en toda una industria

Millones de casos examinados

Para llegar a esa conclusión, los investigadores examinaron 36 estudios que incluyeron un total de 1,9 millones de sujetos con antecedentes de accidentes cerebrovasculares y 12 estudios que incluyeron un total de 1,3 millones de participantes que habían sufrido un ACV recientemente, lo que resultó en un total de 3,2 millones de casos examinados a nivel mundial.

El estudio analizó varios factores asociados con el aumento del riesgo de demencia, como la hipertensión, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Incluso después de tener en cuenta la contribución de estos factores, los hallazgos mostraron la evidencia más sólida de una conexión entre el accidente cerebrovascular y el posterior desarrollo de la demencia.

La Dra. Ilianna Lourida, catedrática en la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter y coautora de la investigación, expresó:

“Descubrimos que el antecedente de accidente cerebrovascular aumenta el riesgo de demencia en un 70 por ciento y cuando estos eventos son recientes duplican el riesgo. Teniendo en cuenta lo comunes que son los ACV y la demencia, este enlace resulta un hallazgo importante. Por lo tanto, las mejoras en la prevención del accidente cerebrovascular y la atención después del accidente cerebrovascular pueden desempeñar un papel clave en la prevención de la demencia”.

Las características del accidente cerebrovascular, así como la ubicación y el alcance del daño cerebral ocasionado, pueden ayudar a explicar la variación en el riesgo de demencia observada entre los estudios, y hubo algunas sugerencias de que el riesgo de demencia puede ser mayor para los hombres.

Riesgo asociado

El estudio también sugirió que podría ser posible predecir qué pacientes pueden estar en mayor riesgo de desarrollar demencia, mapeando la ubicación del daño cerebral relacionado con el accidente cerebrovascular y el grado en que se observa dicho daño.

Consumir hasta 5 gramos de sal al día puede ser saludable, afirma nuevo estudio

Actualmente se cree que uno de cada tres casos de demencia es prevenible. Esto fue, sin embargo, antes de que se cuantificara el riesgo asociado al accidente cerebrovascular; pero los autores del estudio indican que esta cifra podría ser aún mayor, lo que refuerza la importancia de proteger el suministro de sangre al cerebro cuando se intenta reducir la carga global de la demencia.

Se necesita más investigación para aclarar si factores como la etnicidad y la educación modifican el riesgo de demencia después del accidente cerebrovascular. La mayoría de las personas que sufren un ACV no desarrollan demencia, por lo que también se necesita más investigación para establecer si las diferencias en la atención posterior al evento y el estilo de vida, pueden reducir aún más el riesgo de desarrollar demencia.

Referencia: Stroke and dementia risk: A systematic review and meta-analysis. Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association, 2018. https://doi.org/10.1016/j.jalz.2018.06.3061

Más en TekCrispy