Un doctor en Indianápolis podría ser el padre biológico de al menos 30 personas tras utilizar su propio esperma para inseminar a sus pacientes. Donald Clin, un médico retirado de 79 años ha confesado haber inseminado a docenas de mujeres y haberles mentido sobre utilizar el esperma de sus esposos o donantes anónimos.

Según el New York Times, las autoridades que están detrás del caso pudieron determinar . La verificación se realizó a través de sitios web que hacen pruebas genéticas como 23andMe.

De acuerdo con un reporte del canal KCRA, Cline incurrió en este hecho al menos unas 50 veces entre las décadas de los setenta y ochenta, según le admitió a su hija biológica –demandante en el caso–.

Aún más increíble, el doctor no enfrenta ningún cargo judicial, pues no hay ley en el estado de Indianápolis que prohíba expresamente a un doctor de utilizar su propio esperma para la inseminación de pacientes.

Sin licencia para inseminar

La semana pasada, la Junta de Licencias Médicas de Indiana le prohibió a Cline aplicar a otra licencia nunca más en el estado. Sin embargo, el médico ya estaba retirado desde 2009 y su licencia se venció en 2017.

Además, fue suspendido por un año en diciembre de 2017 por haberse declarado culpable por obstrucción de la justicia al mentir en una primera ocasión sobre sus prácticas antiéticas. En todo caso, el médico tuvo que enfrentar cargos por mentirles a los investigadores, con tres años en prisión por cada cargo, sumando un total de seis años.

Un daño para toda la vida

Las familias afectadas por los actos de Cline han comenzado una campaña por introducir una ley en Indiana que establezca como crimen el que un doctor utilice su propio esperma para inseminar a sus pacientes.

Jacoba Ballard, una de las hijas biológicas de Cline ha expresado que la noticia la ha afectado “en todas las maneras posibles”, mientras que Matt White, otro hijo biológico del doctor, le expresó al New York Times que el caso ha sido muy emocional para él, y que le duele ver cómo le afecta la noticia a su madre, entre otros aspectos.

“Quiero que las leyes cambien, quiero que los profesionales de la medicina sean responsables de sus actos”, manifestó Ballard. “¿En cuanto a mi paz mental? Nunca tendré eso”.

Más en TekCrispy