Cuando se habla de cáncer de próstata, es muy poco probable que las personas lo relacionen con el sentido del olfato; sin embargo, de acuerdo a una investigación reciente, existe un receptor olfativo que juega un importante rol en la progresión del cáncer de próstata.

Específicamente, los investigadores, provenientes de la Universidad de Duke, descubrieron que la activación de un receptor olfativo, denominado como OR51E2, presente en las células de cáncer de próstata, hace que este se transforme en un cáncer más agresivo y resistente a la castración.

¿Es cierto que los ancianos tienen un olor particular?, la ciencia dice que si

¿Qué tiene que ver el cáncer de próstata con el olfato?

El cáncer de próstata es la segunda causa de muerte en los hombres de los Estados Unidos.

En lo que respecta al sentido del olfato, intuitivamente pensamos que las células receptoras asociadas a este se encuentran únicamente en el interior de nuestras narices.

Sin embargo, décadas de investigación han demostrado que estos receptores químicos pueden encontrarse en diversos lugares de nuestro organismo, desde los pulmones, la piel, el hígado y los intestinos, hasta el corazón y los testículos.

En este sentido, los investigadores, al interesarse sobre el tema y revisar la bibliografía existente, encontraron que, en la literatura científica, abundan las menciones de un receptor olfativo llamado OR51E2 que se encuentra en grandes cantidades en células de cáncer de próstata, por lo que también se le conoce como receptores acoplados a proteínas G específicos de próstata, o PSGR, por sus siglas en ingles.

Específicamente, los receptores del olfato actúan como un mecanismo de bloqueo y llave, es decir, cuando las llaves moleculares correctas encajan con el bloqueo de los receptores, se producen una serie de reacciones bioquímicas que se traducen en actividades biológicas específicas.

De esta manera, los investigadores se concentraron en encontrar las llaves moleculares que se unen al receptor OR51E2, asociado al cáncer de próstata, para lo que realizaron un modelo virtual de este receptor.

Posteriormente, programaron una computadora para que evaluara una base de datos de 2.516 metabolitos humanos, a fin de seleccionar los que tienen mayores probabilidades de desbloquear este receptor.

Así, 100 de los mejores candidatos seleccionados por la computadora, fueron agregados a células vivas para ver cuales activaban el receptor.

De esta manera, aproximadamente 24 de estas llaves, también llamadas ligandos, provocaron que las células cancerosas adoptaran las características de las células neuroendocrinas asociadas a niveles más agresivos de cáncer de próstata.

Dentro de este grupo de ligandos, el 19-hidroxiandrostenodiona o, también llamado 19 OH-AD, fue el que llamó particularmente la atención de los científicos, pues se ha demostrado que este funciona como un intermediario crítico en la conversión química de la testosterona en estrógeno, lo que fortalece la progresión del cáncer de próstata.

Tan solo el aroma del café es suficiente para mejorar el desempeño, afirma estudio

En la misma línea, cuando se eliminaron los receptores olfativos de las células, el 19 OH-AD dejó de surtir este efecto, por lo que la progresión del cáncer se estancó.

Finalmente, teniendo esto en cuenta, los investigadores proponen que este descubrimiento puede significar el desarrollo de nuevos tratamientos para el cáncer de próstata al bloquear los receptores olfativos con moléculas específicos con algún aroma en particular.

Referencia: A Testosterone Metabolite 19-Hydroxyandrostenedione Induces Neuroendocrine Trans-Differentiation of Prostate Cancer Cells via an Ectopic Olfactory Receptor, (2018). https://doi.org/10.3389/fonc.2018.00162

Más en TekCrispy