Un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard ha creado un nuevo método de impresión que aprovecha las ondas acústicas para crear gotas de fluidos sin importar su rango de viscosidad.

Según el comunicado de Harvard sobre la tecnología, este método podría ofrecer la posibilidad a los expertos de fabricar una gran cantidad de productos cosméticos, farmacéuticos e incluso alimenticios, ampliando a su vez las capacidades de los materiales conductivos y ópticos.

Jennifer Lewis, profesora de ingeniería biológica de Harvard y autora principal del estudio, aseguró:

Al aprovechar las fuerzas acústicas, hemos creado una nueva tecnología que permite imprimir miles de materiales de forma individualizada.

La publicación asegura que las gotas líquidas pueden ser utilizadas en numerosas aplicaciones, desde imprimir tinta en papel hasta crear microcápsulas para administrar ciertos medicamentos. El problema principal de la impresión de chorro de tinta para modelar gotas líquidas es que esta técnica sólo es viable para líquidos cuya viscosidad supera hasta 10 veces la del agua, impidiendo que los científicos utilicen otros líquidos más viscosos que son mucho más útiles.

Según la investigación realizada por los expertos de Harvard, el objetivo con esta técnica fue eliminar la viscosidad de la imagen a través de la creación de un sistema de impresión que fuese independiente de las propiedades del fluido. Para lograr esto, usaron ondas acústicas, usadas comúnmente para desafiar la gravedad.

En este sentido, utilizaron estas ondas de sonido para contribuir con la gravedad y moldear las gotas, en un sistema de impresión acusticoforético sin precedentes. Además, crearon un resonador acústico de longitud de onda inferior para generar una fuerza de tracción que superó 100 veces la fuerza de gravedad normal.

Finalmente, la fuerza de estas ondas extrae cada gota de la boquilla de impresión cuando estas obtienen un tamaño específico y la mueve hacia el objetivo a imprimir. Mientras mayor sea la amplitud de las ondas sonoras, más pequeño es el tamaño de la gota. Los investigadores consideran que esta tecnología tendrá un impacto significativo en el sector farmacéutico.

Más en TekCrispy