DPW Holdings, compañía californiana, estaría interesada en poner en funcionamiento la represa hidroelétrica neoyorquina de Valatie, en aras de alimentar de energía de bajo costo a sus operaciones de criptominería.

Su granja de minería estaría recibiendo energía eléctrica reduciendo enormemente los costos de transporte, producción y logística, sin mencionar que el clima frío de New York reduciría también la necesidad de equipos de refrigeración para las máquinas de minería.

En este sentido, las operaciones de la planta se iniciarían a finales de este año, y esta iniciativa se suscita en medio de un importante debate sobre el impacto de la criptominería sobre el consumo eléctrico mundial, y más específicamente, en los Estados Unidos.

De acuerdo con el pronunciamiento oficial de la compañía, utilizarían su propio hardware de minería gracias a su subsidiaria Super Crypto Mining, utilizando 10 chips de Innosilicon y Samsung en sus dispositivos ASIC, y esta iniciativa estaría orientada a desarrollar un modelo de criptominería autosustentable.

“Este proyecto nos da la oportunidad de colaborar e innovar con el desarrollo de un modelo nuevo de minería”, comentó Milton Ault, director de DPW Holdings.

Vale destacar que DPW Holdings es una empresa dedicada a varios rubros, pasando desde la hotelería, hasta la defensa y tecnología, telecomunicaciones, inversiones, préstamos e incluso el área de la salud.

A lo largo de los últimos años, los Estados Unidos han servido para que varias compañías establezcan sus propias granjas de minería, principalmente gracias a las condiciones climáticas favorables al norte del país.

Asimismo, es importante señalar la postura favorables de comunidades como la de Montana, en la que la minería de criptomonedas ha sido un factor fundamental de crecimiento económico durante los últimos años, y que estarían interesados en desarrollar más soluciones de ese calibre a pesar del cierre de algunas plantas que se prevé para los próximos años.