El sector de los videojuegos está en constante evolución. Los propios diseñadores parecen estar inmersos en una partida infinita que les hace competir entre ellos a la hora de innovar. Y por supuesto también los “gamers” necesitan siempre novedades para sentirse motivados a la hora de jugar. Y precisamente una de las principales novedades tecnológicas, la Realidad Virtual (RV), también ha llegado a los videojuegos.

Basta con echar un vistazo al mercado para comprobar que los mejores títulos de videojuegos ya han comenzado a diseñar interfaces que incluyan esta nueva forma de relacionarse con la imagen. La industria está desarrollando su propia versión de RV y vídeos en 360 grados con experiencias inmersivas y utilizando auriculares de RV.

Obviamente, esta tecnología abre un nuevo mundo de posibilidades en el campo de los videojuegos para los participantes se sientan más dentro del juego que nunca. También puede tener otras aplicaciones, como la de ser una herramienta de ayuda terapéutica y un nuevo entorno de aprendizaje. Pero como ocurre con todo, la RV también tiene sus desventajas. La principal es su elevado coste. Es cara de diseñar y cara de disfrutar, ya que se necesitan equipos de alta gama para poder funcionar. También cabe la posibilidad de que algunos jugadores se mareen o se sientan indispuestos por el efecto y, como ocurre con todos los videojuegos, si se convierte en una obsesión, el mundo virtual puede aislarnos del mundo real.

Pero análisis aparte, lo cierto es que la RV abre un abanico infinito de posibilidades. Los videojuegos de terror, de hecho, ya las están explotando. Con la realidad aumentada también son capaces de incrementar las sensaciones de intriga, suspense y terror. Es lo que, por ejemplo, han conseguido los creadores del videojuego Jurassic World, basado en la última de película de la saga. El juego apuesta por la RV para que los usuarios se sientan como un personaje más de la película, frente a frente de un dinosaurio gigantesco o, mejor dicho, de cien, porque la clave es ir coleccionándolos, como en la saga de Pokémon Go. Star Trek, Batman, Perfect o Superhot son otros de los juegos de RV que ya se han lanzado al mercado.

Con sólo unas gafas o un casco, la Realidad Virtual nos permite experimentar sensaciones hasta ahora inimaginables. Podemos sumergirnos en escenarios, historias y aventuras de otro mundo, el virtual. Y esto, precisamente, es lo que siempre ha buscado la industria y los propios jugadores. No es una tecnología barata y no siempre da resultado, pero parece que la RV podría ser el futuro de los videojuegos.

Más en TekCrispy